Una joven consigue escapar de su tumba tras ser estrangulada por su pareja y enterrada viva

  • Stacey Gwilym, de 34 años, despertó cubierta de hojas y de ramas luego de que su novio la dejase inconsciente y la diese por muerta, en Gales del Sur.
  • El agresor se enfrenta a una cadena perpetua ya que es reincidente pero asegura que "no tenía intención de matarla. Me arrepiento".
  • La mujer intenta pasar página y declara que "he pasado una época terrible. Sólo quiero seguir adelante con mi vida, empezar otra vez pero sin él".
Keith Hughes y Stacey Gwilym.
Keith Hughes y Stacey Gwilym.
Wales News Service

Stacey Gwilym, de 34 años, despertó cubierta de hojas y de ramas tras ser estrangulada y enterrada viva por su novio el pasado 20 de julio, que creyó que había acabado con su vida. Poco después, al recuperar la consciencia, la joven británica logró escarbar con la ayuda de sus uñas la poca tierra que la ocultaba en un camino costero y escapar, según informa el diario inglésMirror.

El agresor, Keith Hughes, —un pintor y decorador de 39 años—  intentó ocultar el cuerpo tras la brutal agresión a la que sometió a la joven durante una discusión entre ambos.

Cuando la policía lo arrestó, el británico declaró: "Nunca la encontrarán". La sorpresa fue mayúscula cuando los agentes le informaron que la mujer estaba viva. El pintor se enfrenta ahora a una pena de cadena perpetua por intento de asesinato de "naturaleza desgarradora" tras ser declarado culpable por un jurado el pasado día 27 de noviembre.

La pareja se encontraba cerca de Bracelet Bay casi llegando a Caswell Bay, en Gales del Sur, cuando comenzaron a discutir según informa South Wales Evening Post. Hughes dijo en el juicio: "Los dos estábamos gritándonos, la situación se puso cada vez más tensa y perdí los estribos. Sólo quería que dejara de decir cosas sobre mí".

Agresiones anteriores

El joven se justificó diciendo que ella lo empezó a golpear, quería que se calmase pero, finalmente, "me volví loco. Mis manos se movían alrededor de su cuello", confesó. Gwilym, con la que se había comprometido a principios del mismo mes de julio, perdió el conocimiento y cayó al suelo.

"Yo no tenía intención de matarla", añadió. "La puse en medio de los arbustos y coloqué algunas ramas sobre ella. Me sentía muy mal por lo que había hecho. Me gustaría poder volver atrás. Me arrepiento de lo que hice ese día", finalizó.

Hughes dice que no recuerda haber bebido pero estaba ebrio cuando fue arrestado por la policía. El joven, natural de Swansea, ya fue a la cárcel en 2013 por tres denuncias de violencia de género anteriores sobre Stacey Gwilym y una por retenerla.

La mujer decidió reanudar su relación tras su salida de prisión y aceptó casarse con él. Hughes dijo que nunca quiso volver con ella pero que se lo pidió "para hacerla feliz".

La joven intenta ahora pasar página y declara que "he pasado por una época terrible y el caso ha sido horrible". "Sólo quiero seguir adelante con mi vida. Tengo que empezar otra vez a vivir pero esta vez sin él".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento