Pablo Iglesias
Pablo Iglesias, líder de Podemos, durante una visita a la redacción de 20minutos. Jorge París

Un día después del debate a tres organizado por El País, en el que la imagen del atril vacío del candidato del PP para las próximas elecciones generales, Mariano Rajoy, fue casi tan protagonista como los tres candidatos que sí estuvieron presentes, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, ya se prepara el siguiente asalto. En esta ocasión será un debate a cuatro bandas el próximo lunes que emitirá Atresmedia, y en el que la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, sustituirá al jefe del Ejecutivo. "Un candidato que no va a los debates no da la talla para ser presidente del Gobierno", afirma al respecto.

Nacimos en las plazas, escuchando y debatiendo, a diferencia de la vieja política, que solo pisa la calle cuando hay campaña Iglesias, que prefirió no opinar sobre quién ganó el anterior encuentro con dos de sus principales rivales ("eso que lo decidan los ciudadanos", dijo), admitió que se sintió muy cómodo y tranquilo. "Nacimos en las plazas, escuchando y debatiendo, a diferencia de la vieja política, que solo pisa la calle cuando hay campaña. Nosotros no nos escondemos tras el plasma ni nos encerramos en los despachos", señaló.

Preguntado acerca de posibles errores cometidos durante el intercambio dialéctico del pasado lunes, el candidato de Podemos hace cierta autocrítica, pero sin concretar: "Siempre hay cosas que mejorar, pero permítame que no le de pistas a mis adversarios". No obstante, no recula en su afirmación sobre la diputada y exministra socialista Trinidad Jiménez, de la que dijo que ocupaba un cargo en el consejo de administración de Telefónica durante una discusión sobre puertas giratorias. Jiménez ha recibido una oferta de Telefónica para un puesto ejecutivo, pero aún no se ha cerrado nada.

"De acuerdo con lo publicado en diferentes medios todo está atado y bien atado, lo que ocurre es que, para evitar el escándalo a unas semanas de las elecciones, optan por un acuerdo en diferido", insiste. "Estoy convencido de que va a esperar para anunciarlo el 21 de diciembre", añade. "El problema de Pedro Sánchez es que sigue sin poder cerrar las puertas giratorias y la gente sabe que el PSOE dice unas cosas en campaña y hace las contrarias cuando gobierna".