El primer vehículo autónomo —que no requiere el uso de manos, ni pies y ni siquiera mirar a la carretera— completó este lunes con éxito el primer gran viaje por España al recorrer los 600 kilómetros que separan Vigo de Madrid.

La prueba de carretera más larga hasta ahora la protagonizó un prototipo recién salido de la fábrica del grupo PSA Peugeot Citröen. El primero en montar ha sido el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijoo.

Los expertos aseguran que en el futuro será posible circular por carretera leyendo, usando el móvil o dando el biberón.

El prototipo se ayuda del sistema de navegación por satélite GPS, que permite delimitar el recorrido y garantizar el respeto de sus parámetros así como los límites de velocidad; dos radares, delantero y trasero de 77 GHz y láseres escáner, encargados de recoger datos sobre distancia y velocidad de los vehículos, varias cámaras digitales situadas alrededor de la carrocería, que informan sobre la posición de los vehículos más cercanos.

Estos vehículos no serán algo habitual en las carreteras hasta más allá de 2020, pero antes se podrá probar esta funcionalidad en los atascos.

El pasado 16 de noviembre la Dirección General de Tráfico (DGT) aprobó la regulación que establece un marco técnico para la realización de pruebas con vehículos de conducción autónoma en vías abiertas de circulación.