-Candidato a la presidencia del Gobierno: Pablo Iglesias, confundador de Podemos a principios de 2014 y secretario general del partido desde noviembre de ese mismo año, cuando fue elegido en un proceso de primarias.

-Número de afiliados: Pese a no tener ni dos años de vida, Podemos ya es el segundo partido en número de afiliados con 372.954 inscritos, solo superado por el PP. 

-Escaños en la última legislatura: Ninguno. Tras su fundación como partido a principios del año pasado, la formación que dirige Pablo Iglesias obtuvo, contra todo pronóstico, 5 diputados en las elecciones europeas de 2014. En las elecciones andaluzas del pasado marzo consiguió 15 escaños, y en las autonómicas y municipales de mayo entró en 13 cámaras regionales y en multitud de municipios. En los comicios catalanes del pasado 27 de septiembre concurrió dentro de la coalición Catalunya Sí que es Pot junto a ICV-EUiA y Equo. La candidatura obtuvo 11 diputados, de los que 4 pertenecen a Podemos.

-Posición según las encuestas: Tras su éxito inesperado en las europeas de 2014, Podemos empezó a registrar un ascenso imparable en las encuestas, colocándose por delante del PSOE y llegando incluso a situarse como primer partido del país en intención directa de voto. Sin embargo, toco techo a principios de año, y a partir de ahí ha registrado una bajada paulatina hasta situarse en el 9,1% de los votos con 25 diputados, según la encuesta preelectoral del CIS publicada el 4 de diciembre. Sin embargo, los de Pablo Iglesias afrontan la carrera final hasta el 20-D con espíritu de remontada y desconfiando de los sondeos. Su esperanza son el 41% de indecisos entre los que han decidido ir a votar, según el CIS.

Principales líneas de programa: Pablo Iglesias articula su programa entero en torno a un amplísimo cambio de la Carta Magna, que la formación propone en torno a cinco grandes acuerdos: un nuevo sistema electoral que suponga que el voto de cada persona tenga el mismo peso y valor, blindar los derechos sociales, defender la unidad de España en la plurinacionalidad y derecho a decidir (incluido referéndum), reformar la justicia para un poder judicial independiente y, por último, lucha contra la corrupción. Proponen proteger constitucionalmente "el derecho a la salud, la educación, la vivienda y el trabajo digno de la gente con un nivel de cobertura jurídica similar al que poseen los derechos civiles y políticos". Otras medidas son una renta mínima, aumentar el salario mínimo, derogar las reformas laborales del PP y PSOE, derogar la LOMCE, subir el  IRPF a las rentas más altas, IVA de lujo del 25%, reducir los sueldos de los cargos públicos y un Plan de "rescate energético", entre otras.

-A favor: Además del valor de ser un partido emergente con un duro discurso anticorrupción que se presenta como opción de cambio y alternativa a los partidos tradicionales, Podemos tiene a su favor el impacto de sus fichajes mediáticos de última hora, como el juez Juan Pedro Yllanes, designado presidente de la sala de la Audiencia de Palma que juzgará el caso Nóos, o el antiguo Jefe del Estado Mayor de la Defensa, Julio Rodríguez. También le beneficia su política de alianzas territoriales en Cataluña, Comunidad Valenciana y Galicia.

-En contra: Demasiado desgaste para su corta vida. Presenta una fuerte caída en las encuestas, pese a haber llegado a figurar en su día incluso como primer partido del país en intención directa de voto. El complejo equilibrio entre moderación del programa y el espíritu fundacional del partido, más atrevido, puede pasarle factura.