Porsche responde a la hija del actor Paul Walker que el responsable de su muerte fue él

  • La empresa dice que Paul Walker era consciente de los riesgos que conllevaba la conducción del coche 2005 Carrera GT.
  • Dicen que hubo un mal uso y un erróneo mantenimiento.
  • En la demanda, los abogados de Rain Walker señalaban que el coche carecía de un sistema de control de estabilidad adecuado.
El actor de la saga 'A todo gas' Paul Walker, en un preestreno en Los Ángeles en 2009.
El actor de la saga 'A todo gas' Paul Walker, en un preestreno en Los Ángeles en 2009.
GTRES

El fabricante de coches Porsche ha respondido de forma oficial a la demanda interpuesta hace dos meses por Meadow Rain Walker, quien acusa a la empresa de la muerte de su padre, el actor Paul Walker.

Aunque Porsche no tardó en defenderse de las acusaciones, alegando que la muerte de Paul Walker "se produjo por conducción temeraria y una velocidad excesiva", ha sido ahora, cuando por fin ha recibido la demanda, cuando ha lanzado una respuesta oficial en la que insiste en esas mismas ideas.

En el texto, la empresa "alega que el señor Walker asumió con conocimiento y voluntariamente todos los riesgos y peligros con respecto al uso del 2005 Carrera GT, que los peligros y riesgos eran claros y conocidos por él, y que optó por comportarse arriesgándose a tales peligros y riesgos, asumiendo así la exposición que implica el uso del vehículo".

Porsche, que se refiere al actor como un "usuario experto", también asegura que al vehículo se le dio "un mal uso y un erróneo mantenimiento, algo que contribuyó al accidente".

Según el texto de la demanda, elaborado por los abogados de Rain Walker, el coche carecía de un sistema de control de estabilidad adecuado, de medidas para proteger a los ocupantes y de sistemas para evitar un incendio tras la colisión. De hecho, argumentan que Paul Walker estuvo casi un minuto y medio vivo, pero quedó atrapado por el cinturón de seguridad, que le rompió las costillas y la pelvis, y lo mantuvo inmovilizado mientras respiraba el humo del incendio.

Porsche no está dispuesta a asumir ninguna responsabilidad por el fallecimiento de Walker. Además, parece complicado que la demanda prospere. El año pasado, la viuda de Roger Rodas, el amigo de Paul Walker que conducía el coche en el momento del accidente, demandó a Porsche por motivos similares, pero las autoridades californianas que se encargaron del caso concluyeron que fue la velocidad la que provocó el siniestro y no los problemas mecánicos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento