Los ataques se prepararon en el exterior, con una célula en Bélgica y cómplices en Francia

El primer ministro francés Manuel Valls (C) habla con policías con el ministro del Interior Bernard Cazeneuve (I) y el de Defensa, Jean-Yves Le Drian (D).
El primer ministro francés Manuel Valls (C) habla con policías con el ministro del Interior Bernard Cazeneuve (I) y el de Defensa, Jean-Yves Le Drian (D).
EFE

La pista terrorista que ha conducido desde Francia a Bélgica tras los atentados de París ha ganado fuerza este domingo con claros vínculos que han desembocado en siete detenciones y han dejado al descubierto que al menos parte del ataque fue organizado desde Bruselas.

El ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve, dijo este domingo que los atentados del viernes en París fueron preparados en el exterior y "movilizaron a un equipo de actores en Bélgica, que se beneficiaron de complicidades en Francia".

Uno de los focos de la atención policial se encuentra en la ciudad de Bruselas y en la comuna de Molenbeek, distrito multirracial conocido por ser un lugar en el que han vivido o se han ocultado en el pasado numerosos presuntos yihadistas y terroristas.

Hasta el momento en Bélgica fueron detenidas siete personas, todas en Molenbeek y en otras zonas de Bruselas, por su presunta vinculación con los atentados de París, en los que fallecieron al menos 129 personas, entre ellas tres ciudadanos belgas.

La cooperación francobelga ha permitido determinar que dos de los terroristas suicidas eran franceses y residían en la región de Bruselas.

Uno de ellos, de 20 años de edad, perpetró un atentado suicida junto al Estadio de Francia, mientras que el otro también murió tras detonar su cinturón de explosivos frente al restaurante Comptoir Voltaire, muy cerca de la sala de conciertos Bataclan.

La Fiscalía federal belga ha podido confirmar asimismo este domingo que se han encontrado dos coches con matrículas belgas en París, uno cerca de la sala de conciertos y otro en los alrededores del cementerio parisino de Père Lachaise. Estos vehículos fueron alquilados a principios de esta semana en la región bruselense.

Llamamiento a la población

La policía francesa hizo este domingo un llamamiento a los ciudadanos para que aporten cualquier testimonio sobre el eventual paradero de Salah Abdeslam, nacido en Bruselas, que había alquilado el Volkswagen Polo con el que los asaltantes de la Bataclan llegaron a la sala de conciertos para cometer la masacre en la que murieron 89 personas.

El sábado por la mañana, horas después de la cadena de atentados, fue sometido a un control por gendarmes franceses junto a la frontera belga en otro coche en el que viajaba con otros dos individuos. Los agentes tras verificar las identidades de todos los dejaron marchar.

Uno de los ocupantes del coche estaba fichado en Bélgica y cuando se supo que Salah Abdeslam había alquilado el Polo, la Policía belga puso en marcha una operación en Molenbeek y practicó varias detenciones, en particular, la de su hermano, Mohamed.

No obstante, no dio con Salah, y al desconocer su paradero este domingo la Fiscalía belga emitió una orden de detención internacional, que ha sido recogida por Francia.

Un tercer hermano identificado por los medios de comunicación franceses como Ibrahim, es uno de los terroristas suicidas que murió al hacer estallar su chaleco de explosivos en los atentados. Abdeslam puede haber huido, según considera la Fiscalía belga.

Las fuerzas de seguridad continúan la investigación y aún están en curso las pesquisas para determinar la implicación en los hechos de los siete detenidos en el operativo antiterrorista desplegado en Bélgica.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento