Las playas de la Comunidad Valenciana, sobre todo las alicantinas, siguen cobrándose víctimas mortales. En los últimos cuatro días, son siete las personas que han muerto ahogadas en sus aguas, entre ellas una niña de seis años.

La pequeña falleció en el Hospital de Torrevieja después de que varios bañistas y voluntarios de la Cruz Roja la rescataran con graves síntomas de ahogamiento en la playa de El Camp, en Guardamar del Segura (Alicante). Junto a ella se encontraba otro menor, un niño de ocho años pariente suyo que permanece ingresado en dicho centro sanitario con pronóstico "grave".

Torrevieja, Elche, Guardamar y Alicante son las localidades con más playas inseguras

Un día antes, el domingo, un hombre de 40 años moría ahogado cuando se bañaba en la playa valenciana de El Puig. Pese a los esfuerzos de los servicios de socorro, no pudieron hacer nada por reanimarle.

El sábado 14, un joven de 22 años perdió la vida en la playa alicantina de Benitatxell, al tiempo que un hombre de 79 moría tras ingresar muy grave en el hospital comarcal de la Marina Alta, en Dénia, con síntomas de ahogamiento después de ser trasladado desde una playa de Benissa.

Rescate mortal

Otros dos hombres fallecieron el viernes en la Cala Capitán, en la costa de Orihuela (Alicante), al intentar rescatar a una niña que no podía salir del agua debido a la corriente. Se trataba de un español de 57 años, que logró nadar hasta la orilla antes de morir, y un holandés de 39 que fue rescatado del mar por Cruz Roja. La menor pudo salvar finalmente la vida.

Ese mismo día, un niño de seis años murió en Oropesa del Mar.