La consejera de Desarrollo Rural y Recursos Naturales, María Jesús Álvarez, ha anunciado este domingo en Arriondas que su departamento ha aprobado una resolución por la que se declaran zonas de pastoreo tradicional bajo prácticas locales establecidas en el Principado.

Álvarez ha explicado que esta declaración implica que Asturias "pueda desarrollar un nuevo coeficiente de admisibilidad en los pastos arbustivos que incremente la superficie admisible de cara a las futuras solicitudes de los ganaderos para percibir fondos de la Política Agrícola Común", según indican desde el Ejecutivo en nota de prensa.

Con esta resolución, publicada esta semana en el Boletín Oficial del Principado de Asturias (BOPA), "Asturias se convierte en pionera en la declaración de zonas de pastoreo tradicional bajo prácticas locales en común", ha señalado Álvarez.

La Consejería ha aprobado la normativa tras la publicación de los reglamentos de base del Parlamento y del Consejo Europeo y de los reglamentos delegados y de ejecución que regulan el nuevo modelo de la PAC. De esta forma, se pone en marcha una nueva regulación legal en el marco de la reforma de la PAC 2014-2020, que introduce importantes modificaciones entre las que destaca, por la importancia que tiene para Asturias, la posibilidad de declarar zonas de pastoreo tradicional en los lugares donde se desarrollen prácticas locales establecidas.

"La declaración garantizará, implícitamente, que estos pastos, con coeficientes de admisibilidad bajos en su mayoría, puedan ser declarados en futuras campañas como susceptibles de recibir ayudas de la PAC, ya que la posición reiteradamente manifestada por la Comisión Europea es la de permitir que las zonas de pastoreo tradicional bajo prácticas locales no sufran reducción de su superficie", ha subrayado la consejera.

El territorio rural asturiano, en la actualidad, se caracteriza porque las entidades locales (básicamente los ayuntamientos) son propietarias de una gran parte de la superficie agraria que se utiliza en común. Este año, los ganaderos asturianos usaron un total de 170.342 hectáreas de superficie agraria útil para pastoreo en común en este tipo de superficie.

Además, existe superficie usada en común de montes de propiedad privada, por una parte los pro indivisos, en los que existe un porcentaje de propiedad privada variable e individual de la superficie, y por otra parte, los montes vecinales. En 2015, se utilizaron en común 35.356 hectáreas de propiedad privada.

Las superficies en común tanto de propiedad municipal como privada son pastos permanentes sobre los que se vienen realizando prácticas tradicionales de aprovechamiento. Al poder justificarse fácilmente en Asturias la presencia histórica y actual del ganado, así como el manejo del mismo en esas superficies, la nueva normativa comunitaria permite, una vez delimitadas, declararlas como zonas de pastoreo tradicional como prácticas locales.

La consejera ha explicado que los pastos arbustivos, aunque menos productivos que los herbáceos, "permiten pastoreo mixto, que supone una mejor utilización de la vegetación, acorde a la selección de la dieta y la conducta de pastoreo de las diferentes especies de herbívoros, lo que contribuye a mejorar los rendimientos ganaderos de estas zonas".

Además, la conservación de este tipo de prácticas tradicionales "es clave desde el punto de vista ambiental porque favorece el mantenimiento y sostenibilidad de sistemas productivos de gran valor ecológico y paisajístico", argumentan desde el Gobierno.

Consulta aquí más noticias de Asturias.