El consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano, ha apostado por que Andalucía "esté bien posicionada con un peso político y peso económico" que le sirva para convertirse en "fuerza de equilibrio ante el eje Barcelona-Madrid", un eje que, a su juicio, "existe, y donde nos dejan fuera".

En una entrevista con Europa Press, ha apuntado sus planteamientos para incentivar el crecimiento económico, donde, además de vincular la economía y el conocimiento, hay que "buscar nuevos retos, mostrado una oferta integral de nuestro sistema portuario y logístico", y "apostar por la industria y por sacarle partido a sectores como el sanitario o la educación, con altos niveles de innovación y donde las fuerzas tractoras son las públicas".

"Debemos conseguir que el modelo productivo por el que hemos apostado funcione correctamente y se eliminen barreras que lo condicionan, eliminar trabas administrativas al emprendimiento y facilitar la financiación, que esté bien engrasado y sea fácil acceder y desarrollar la actividad emprendedora con solvencia, potenciando la innovación, el conocimiento y la internacionalización".

Tras reiterar su apuesta "por las personas" como "elemento clave para mejorar la competitividad", el consejero ha recordado la importancia de la formación "para que la gente disponga de igualdad de oportunidades".

En ese sentido, ha dejado claro que Andalucía "quiere dejar de ser tierra de subvenciones y convertirse en tierra de inversiones públicas y privadas, complementadas por la de la Junta; somos atractivos para la inversión privada e internacional, pues existen recursos, formación y potencialidades, además de un posicionamiento geoestratégico, y esos son valores interesantes para los inversores".

No obstante, rechaza que "se desprestigie lo hecho en el pasado", toda vez que "hace 35 años partíamos de negativo y estaba todo por hacer y en 35 años se ha hecho mucho; no estamos peor que hace 35 años".

Reconoce el consejero que una de principales amenazas es el paro y la posibilidad de que se cree "una sociedad dual", donde "haya un colectivo de población con perspectivas de empleo, más oportunidades e instalado en la economía confortable, y otro colectivo satisfecho en sanidad o educación pero que no tiene reales oportunidades; y en esa sociedad dual no podemos caer, son riesgos que debemos eliminar y combatir, pues debemos tener una economía sana y productiva y una sociedad justa".

Tras recordar que Andalucía "es diferente, con características geopolíticas peculiares, pues otras comunidades tienen un enorme centro de poder, pero Andalucía no", Arellano considera que "debemos remar todos en la misma dirección, hacen falta redes y una estrategia conjunta y cohesionada".

"No quiero que Andalucía se parezca a Madrid, sino tener números parecidos a las economías avanzadas, generar redes y acuerdo y consenso político y económico, redes entre ciudades y que la comunidad deje de ser tierra de subvenciones y ser de inversiones, superar dificultades estructurales y eliminar esa amenaza de las dualidades", ha aseverado.

Ejemplo aeronáutico

El consejero ha resaltado que el desarrollo en torno al acuerdo y al consenso del sector aeronáutico es ejemplo a seguir para otros sectores industriales y ha valorado que ese sector "es ejemplar en su conexión con la universidad, por lo que es paradigmático y cabrían formulas parecidas para ir todos juntos en las inversiones industriales".

Así, ha citado el sector de los puertos, donde "se adopte una visión integral del transporte en Andalucía alrededor de la red de puertos, conectada con el sistema ferroviario y la red de puertos secos y centros logísticos" e insiste en "hacer esa red como región, pues no nos podemos quedar impasibles por el eje Madrid-Barcelona, que se está potenciando y donde siempre estamos fuera".

"Es clave el reequilibrio territorial y Andalucía debe estar posicionada ante ese eje con peso propio; debemos hacernos valer como fuerza de equilibrio", ha añadido el consejero, quien ha resaltado que uno de los atractivos de Andalucía es su estabilidad política "y la forma como contribuye a la estabilidad de España; es un lugar estable, de diálogo y consenso, son cosas que nos hacen atractivos", ha añadido.

"Tenemos un potencial tremendo", ha añadido el consejero, quien está manteniendo contactos con todos los sectores de trabajo "para pensar no en mañana sino en pasado mañana y en dentro de 30 años", hablando con sectores maduros como el agroalimentario o el turismo, y potenciando la industria, "conectada con el conocimiento y la internacionalización, para que se convierta en un sector anticíclico".

Además, considera que "la innovación es posible en el sector agroalimentario pero también en la construcción, energías o sectores vinculados a lo público como sanidad o educación o medio ambiente, ahí tenemos la posibilidad de competir".

Ha recordado que "a Andalucía le ha ido muy bien siempre que la economía mundial ha sido abierta, cuando ha habido comercio, por lo que se debe apostar por una economía abierta y rechazar proteccionismos, tras lo que insiste en que la formación "debe centrarse en la empleabilidad de las personas, con carácter abierto y con una formación flexible, ahí los empresarios y sectores deben tenerlo claro y ser aliados fundamentales".

"Hay que poner al sistema a trabajar, sin tantos complejos ni pesimismos", ha aseverado el consejero.

Por otro lado, en materia de fiscalidad, ha criticado que sigan existiendo políticos divergentes de fiscalidad en Europa, una reforma pendiente, y cree que en España "bajo el paraguas de la fiscalidad está intentando implantar un debate sesgado que va al núcleo del Estado social, de privatización de servicios", como ocurre, según indica, con el impuesto de Sucesiones, donde "no se debe permitir que haya discrepancias en los territorios, hay que evitar injusticias".

Ley del emprendimiento

Ha recordado que ya se está trabajando con borradores de la Ley de Emprendimiento, donde "se quiere mejorar la gestión de la burocracia" y dar respuesta a "las dificultades administrativas". Espera que el proyecto de dicha ley este sobre la mesa a inicios de año, donde se recoja "el derecho al emprendimiento como derecho individual" y prevé que el año próximo esté tramitado.

Dicha ley contempla "una actitud activa de las administraciones a la hora de sostener el emprendimiento, apostar por la internacionalización, impulsar la economía social, apuesta por una especial conservación del mundo rural, especial atención a las personas más desfavorecidas, y consideración de la incorporación de la innovación al mundo de la educación".

Previsiones de 2015

Sobre las previsiones para 2015 y 2016, el consejero insiste en que las previsiones son "muy parecidas a las que manejamos últimamente", con una cifra de paro registrado inferior al millón de personas y un crecimiento del PIB que rondará el tres por ciento.

Reconoce que para el próximo año "se observa en general cierta ralentización a nivel nacional", de forma que las previsiones de crecimiento para Andalucía para 2016 rondará el 2,6 por ciento.

Arellano no comparte la "euforia" del Gobierno central respecto a que se hayan implantado grandes reformas estructurales, de forma que cree que "el Gobierno de España no ha hecho verdaderos cambios estructurales, por más que se empeñe en repetirlo, solo ha devaluado intensamente las condiciones laborales, con complejísimas normas apresuradas e implantadas a toda prisa", por lo que el consejero pide, por ejemplo, "un gran pacto por el sector industrial, para recuperar la industria, para que sea un proyecto de Estado".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.