Los tripulantes de una embarcación de recreo localizaron este sábado en alta mar, a una hora de la costa de Bermeo (Vizcaya), el cuerpo sin vida del pescador de 35 años que desapareció el pasado 30 de octubre en Punta Robayera, en Miengo (Cantabria).

Según ha confirmado a Europa Press la Subdelegación del Gobierno en Vizcaya, el cuerpo localizado ayer, pasadas las 12.00 horas, por los tripulantes de esa embarcación de recreo que navegaba por alta mar es el del joven cántabro que se cayó al agua en la madrugada del 30 de octubre mientras pescaba en los acantilados de Punta Robayera.

Los tripulantes de la embarcación alertaron a la Ertzaintza de la presencia de un cadáver flotando en el agua. Hasta el lugar se desplazó una embarcación de Salvamento Marítimo, que recogió el cuerpo y lo trasladó hasta el puerto de Bermeo. Allí esperaba una comitiva judicial, que trasladó al fallecido hasta el servicio de Patología Forense de Bilbao.

Fuentes de la Guardia Civil de Cantabria han informado a Europa Press que, desde el primer momento, se barajó la posibilidad de que el cuerpo localizado ayer en Bermeo fuese del pescador cántabro, desaparecido en Miengo hace diez días. "Había una alta probabilidad", han indicado.

No obstante, no fue hasta que los familiares se trasladaron a Bilbao y reconocieron el cuerpo cuando se confirmó que el cadáver hallado en la costa de Bermeo era el del pescador de 35 años desaparecido en Punta Robayera.

Durante 10 días, efectivos del Servicio de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria, la Guardia Civil, la Cruz Roja y de Salvamento Marítimo, así como voluntarios de la Agrupación de Protección Civil de Polanco, han buscado a este jóven pescador por tierra, mar y aire.

Un compañero de pesca de la víctima dio aviso sobre las 1.40 horas del 30 de octubre al Centro de Atención de Emergencias del 112 del Gobierno de Cantabria alertando de su caída al mar y desde entonces se ha mantenido activo el operativo de búsqueda.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.