El consejero de Fomento e Infraestructuras, Francisco Bernabé, mostró hoy su satisfacción ante la próxima adjudicación del proyecto de regeneración y adecuación ambiental de la Bahía de Portmán, en La Unión, según explicó este fin de semana la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina.

De este modo, este proyecto contará con un presupuesto de licitación de 59,5 millones de euros y un plazo de ejecución de 46 meses, según han informado fuentes del Gobierno regional en un comunicado.

Dentro de este proceso, la mesa de contratación realizará próximamente una propuesta de adjudicación del proyecto a la empresa cuya oferta haya obtenido mayor puntuación global, tras valorar de forma conjunta la documentación que contiene las ofertas técnicas y económicas. Estas últimas ofertas fueron abiertas esta semana, al cumplir con los requerimientos de los pliegos, satisfacer las necesidades de la Administración y ser económicamente ventajosa.

Las 13 empresas que han planteado sus ofertas a la regeneración de la Bahía de Portmán son la UTE Vías-Comsa-Drace, Marco-Ciomar, Acciona-Sato-Continental, Aldesa, Dragados, Ferrovial, Corsan-Sarco, Ocide-Assignia, San José-CHM, Azvi-Arenas del Sur, Sacyr, FCC-FCC Ambito y Copasa-Cyopsa-Alpi.

La adjudicación del contrato se desarrolla por procedimiento abierto y se tienen en cuenta varios criterios. Entre ellos, se valorará la presentación de mejoras ambientales tendentes a reducir la cantidad de residuos de la obra.

Bernabé afirmó que "cada vez esté más cerca la deseada adjudicación de las obras de regeneración de la Bahía de Portmán, un proyecto que es fruto de la estrecha colaboración entre el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y la Comunidad Autónoma".

REGENERACIÓN

Con este proyecto, señaló el consejero, "la Bahía experimentará un cambio radical, en el que no sólo se regenerará y recuperará medioambientalmente, sino que además permitirá devolverla a su aspecto original".

Para ello, se acometerá la recuperación de unos 250 metros hacia el mar desde la línea de costa, que se vio alterada por la actividad de vertido y la situó a 550 metros de la original y tiene una profundidad de unos cuatro metros.

Entre los aspectos más significativos del proyecto, destacan la retirada de unos dos millones de metros cúbicos de estériles, que se depositarán en la corta minera de San José, la regeneración de la nueva línea de playa reutilizando materiales de la actual y la aportación de arena caliza de machaqueo para mejorar su granulometría.

Consulta aquí más noticias de Murcia.