El Tribunal Supremo ha confirmado la condena de 17 años y medio de prisión impuesta a un hombre que mató a un inocente que circulaba por las calles de Zaragoza a primera hora de la mañana después de confundirle con la persona que había intentado robarle unos minutos antes.

Los hechos se remontan a diciembre de 2014 cuando el condenado, Edgar Leonardo Montaño regresaba a su casa en estado de embriaguez. Al llegar a su portal dos individuos lo tiraron al suelo y le golpearon para robarle.

Montaño consiguió zafarse y subió a su casa "muy alterado". Explicó a su mujer lo que acababa de pasarle, se quitó la camisa que llevaba manchada de sangre y cogió "dos cuchillos de grandes dimensiones". Con ellos en la mano volvió rápidamente a la calle para intentar alcanzar a las personas que le habían agredido.

El condenado vio entonces a lo lejos a un hombre que andaba por la calle con una capucha en la cabeza y unos cascos de música. Comenzó a gritarle, pidiendo algo que la víctima no entendió y "sin mediar más palabra" le clavó uno de los cuchillos en la espalda. La puñalada le provocó la muerte inmediata.

El Supremo ha confirmado la sentencia que impuso la Audiencia Provincial de Zaragoza y ha rechazado los argumentos del condenado que pidió que se le redujera la pena por su estado de ebriedad. Indica que "el supuesto descontrol del acusado" por la ingesta de alcohol no fue apreciado por los policías que le detuvieron tras el asesinato.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.