Mariano Rajoy
Rajoy, en la presentación de una conferencia en Galicia el pasado jueves. EFE / J.J.Guillén

La reforma de la Ley Electoral, la bajada de los impuestos de la Renta y de Sociedades y la eliminación del de Patrimonio son algunas de las medidas que el presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy ha anunciado el sábado para su próximo programa electoral.

Rajoy, en su intervención en la fiesta del PP de Cantabria celebrada en el Santuario de la Bien Aparecida, advirtió que el próximo lunes el Comité Ejecutivo Nacional decidirá el inicio de los trabajos para elaborar un programa electoral que apostará por la unión de los españoles, que defenderá la nación española y que se ocupará de aquello que "verdaderamente le importa a la gente".

"Yo ya no quiero preocuparme más por Zapatero y por su Gobierno. Voy a dedicar todos mis esfuerzos al resto de los españoles, al bienestar, al progreso y a sus problemas. Es el momento de las alternativas serias y de los proyectos de ilusión para el futuro", subrayó el presidente del PP.

Yo ya no quiero preocuparme más por Zapatero y por su Gobierno. Voy a dedicar todos mis esfuerzos al resto de los españoles"

Anormalidad democrática

Ante las cerca de 7.500 personas que se congregaron en la fiesta de los populares cántabros, Rajoy garantizó que el PP ganará las elecciones generales de 2008 "y se va a producir un cambio político en España" después de tres años "perdidos" con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, donde se han producido disputas "derivadas de la radicalidad y de la división entre los españoles".

Han sido, prosiguió el líder del PP, tres años de "anormalidad democrática causada por una forma de gobernar impropia de un país serio y maduro de un país como España, que es la octava potencia económica del mundo".

Según Rajoy, el Ejecutivo socialista ha equivocado una y otra vez las prioridades del país" y "ha agotado todos sus proyectos y todo su crédito".

Participación ciudadana

Por eso, el Partido Popular pedirá el concurso de todos los españoles para elaborar un proyecto de futuro "que permita abrir en los próximos años un periodo de normalidad, de moderación, de sensatez y de sentido común en España". En ese proyecto, Rajoy situó la reforma de la Ley Electoral, necesaria, según dijo, para "hacer una democracia mejor" y para que se respete lo que deciden los votantes.

"Todo el mundo entiende que cuando hay un partido de fútbol gana el que marca más goles y, en unas elecciones, lo lógico es que gane quien tiene más votos". Insistió en la necesidad de esta reforma para evitar que la gente se aleje cada vez más de la política, porque de lo contrario "las personas normales se preguntarán: ¿para qué sirve mi voto?".

Entre los retos "de futuro" que se incluirán en su proyecto electoral, el presidente del PP incluyó también las reformas económicas y destacó que quieren "seguir bajando los impuestos, aunque a algunos no les guste" y citó la rebaja del de Sociedades y el de la Renta y la eliminación del impuesto de Patrimonio, "porque ése es el modo de generar riqueza y empleo".

Modelo de bienestar

Otra de las claves del programa del PP será el modelo de bienestar para afrontarlo desde la planificación, estudiando los objetivos y los recursos porque, dijo, "no se puede gobernar a golpe de ocurrencia".

También se comprometió a impulsar "una educación de primera" porque debe ser una prioridad en un país "competitivo e innovador", si bien Rajoy precisó que su objetivo es una educación "que prime el mérito del trabajo" y en la que sea necesario "saber" para pasar de curso y aprobar.

"No queremos hablar de memoria histórica" ni de la "Alianza de Civilizaciones", subrayó Rajoy quien insistió en hablar de aquello que importa a la gente, como la sanidad, las infraestructuras, las hipotecas, la mejora del nivel adquisitivo o las pensiones. "De eso de lo que no quiere hablar Zapatero".

No queremos hablar de memoria histórica" ni de la "Alianza de Civilizaciones"

El Partido Popular "ha demostrado que sabe gobernar y donde gobierna hay progreso porque se ocupa de lo importante, porque defiende la libertad y porque mira al futuro", destacó Rajoy que aseguró que él no se apunta "al aburrimiento ni a los carcas de la izquierda que van irremediablemente hacia la Edad Media (...). De Franco y de la República que hablen ellos".

Al acto celebrado en la localidad de Marrón acudieron los principales dirigentes del PP de Cantabria, así como el concejal del PP en Ondárroa Germán López Bravo que, según Rajoy, debería ser el alcalde de esta localidad al ser "el único que se atrevió" a tomar posesión de su cargo como edil.