El buque mercante "Don Pedro", hundido a unos 43 metros de profundidad y a una milla náutica del puerto de Ibiza, tiene tres nuevas fugas de combustible, aunque de pequeñas dimensiones e intermitentes, según detectaron este sábado los buzos responsables de la inspección del barco.

Así lo expuso, el director general de Calidad Ambiental y Litoral del Govern balear, Josep Lliteres, que fue informado por la Conselleria de Interior del hallazgo de los buzos.


La aparición de nuevas fugas tras el cierre de las principales grietas es un hecho habitual

Lliteres se responsabiliza del centro de coordinación habilitado por la Conselleria de Medio Ambiente del Govern balear para afrontar los problemas derivados del vertido de fuel ocasionado por el hundimiento del "Don Pedro", que se fue a pique en la madrugada del miércoles.

El director general de Calidad Ambiental expuso que las nuevas fugas fueron detectadas por los buzos alrededor de las 9.00 horas.

Señaló que las reducidas dimensiones de estos escapes no deberían plantear muchos problemas para su sellado, aunque por el momento se desconoce su origen.

Apuntó que la aparición de nuevas fugas, tras el cierre de las grietas principales este viernes, en un accidente de estas características es un hecho habitual, pues el combustible almacenado tiende a buscar nuevas vías de escape.

Medidas adoptadas

Tras el análisis de los informes de los buzos sobre las tres fugas por Salvamento Marítimo, Demarcación de Costas, la Conselleria balear de Interior y el Consell de Ibiza, el Ministerio de Fomento ha decidido acelerar al máximo el plan de extracción del combustible almacenado en el Buque de Iscomar "Don Pedro", ante la posibilidad de nuevas fugas.