La Agencia Tributaria aplicará nuevas medidas de lucha contra el fraude en el sector inmobiliario dirigidas a mejorar el control de los rendimientos de capital derivados de los alquileres y a conseguir que se pague el Impuesto de Transmisiones por el valor real de venta de una vivienda.

El director general de la Agencia Tributaria, Luis Pedroche, anunció en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander que el Plan de Prevención de Lucha contra el Fraude incidirá "fundamentalmente" en ese sector con medidas en el ámbito de la investigación y la colaboración entre administraciones.

"Seguir al bien inmueble"

Explicó a los periodistas que el Plan es "dinámico, abierto", por lo que se va "aprendiendo" y aplicando nuevas medidas y programas de acción, lo que conlleva que algunas "se den por concluidas porque han dado buenos resultados", mientras se ponen en marcha "sistemáticamente".

La Agencia Tributaria exige incorporar el número catastral de los inmuebles en las transmisiones
El Plan de Lucha contra el Fraude aprobado hace poco más de dos años supuso también una reestructuración del sistema de información porque, según Pedroche, antes "se seguía al contribuyente propietario" y ahora "se sigue al bien inmueble".

La Agencia Tributaria exige incorporar el número de referencia catastral de los inmuebles e identificar a los intervinientes en las transmisiones inmobiliarias y ha empezado a investigar a los titulares de los contratos de los suministros para controlar los rendimientos de capital inmobiliario.

Pedroche también citó como medida para mejorar los controles sobre los alquileres la petición de información a las comunidades autónomas sobre los registros de los avales bancarios que se solicitan a los inquilinos en los arrendamientos.

Más recaudación

Pedroche anunció que su departamento "avanzará" en los servicios de ayuda y asistencia a los ciudadanos, que constituyen también una medida preventiva contra el fraude al advertir a los contribuyentes sobre lo que la Agencia Tributaria sabe de ellos.

La recaudación tributaria el año pasado fue de 180.000 millones de euros
De hecho, las autoliquidaciones presentadas de forma espontánea, fuera de los plazos previstos, aumentaron durante el 2006 un 10 por ciento respecto al 2005 y su importe subió en ese mismo periodo un 20 por ciento.

El plan permitió aumentar el año pasado la recaudación tributaria un 11,6 por ciento, hasta alcanzar los 180.000 millones de euros, mientras que los ingresos directos derivados de las actuaciones de inspección subieron un 15 por ciento respecto al año anterior.

Hacienda cobró el año pasado como resultado de las liquidaciones practicadas en las inspecciones 5.300 millones de euros.

El director general de la Agencia Tributaria avanzó en declaraciones a los periodistas que los resultados del plan en los seis primeros meses del año han sido satisfactorios y están en línea con los objetivos marcados, si bien declinó adelantarlos porque todavía no están cerrados y se presentarán a finales de julio o en septiembre en el Parlamento.