La CUP mantiene su palabra, al menos de momento. El presidente de su grupo, Antonio Baños, ha comunicado este miércoles a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, que su formación no apoyará la investidura de Artur Mas como presidente de la Generalitat y que aboga por las fórmulas y los nombres "de consenso".

Baños se ha reafirmado así en la decisión de su formación, tras reunirse con Forcadell durante más de una hora dentro de la ronda de contactos institucional previa al pleno de investidura. "No hemos propuesto ningún nombre de candidato a la presidencia, pero sí que hemos hablado de las muchas opciones que son viables, que están encima de la mesa, y que podrían resolver", ha señalado.

Entre votar a Mas y descarrilar el proceso hay un amplio espacio político en el que las soluciones son favorables para todos Sobre la posición concreta que adoptará la CUP en el debate de investidura si el candidato es Artur Mas (voto en contra o abstención), Baños se ha limitado a recordar el compromiso de "no votar a Artur Mas como presidente de la Generalitat", pero ha añadido que "ahora mismo, por aritmética parlamentaria, es irrelevante tanto una cosa como la otra (sería necesario que voataran a favor para lograr la mayoría absoluta necesaria en el primer pleno)".

Baños, junto a la diputada Anna Gabriel, que también ha estado en la reunión, ha reiterado que los diez diputados de su grupo no votarán a Mas, y ha confiado en encontrar otro candidato que genere más consenso: "Entre votar a Mas y descarrilar el proceso hay un amplio espacio político en el que las soluciones son favorables para todos".

"Queremos nombres de consenso que puedan dar la sensación de que se ha pasado una pantalla y no seguir con nombres del pasado", ha dicho Baños, y ha añadido que los independentistas tienen ahora un proyecto político estimulante aunque difícil, y ha defendido que ese proyecto será mucho más sólido si incluye nombres nuevos.

Rabell: "Ni por activa ni por pasiva"

Antes que la CUP, los primeros en transmitir a Forcadell su negativa a investir a Mas han sido los miembros de Catalunya Sí que es Pot, cuyo cabeza de lista, Lluís Rabell, ha dicho que sus 11 diputados no lo investirán president "ni por activa ni por pasiva".

Rabell ha argumentado la negativa de Catalunya Sí que es Pot por las "políticas neoliberales" de Mas, pero también porque quiere iniciar un proceso de ruptura unilateral que, según él, no cuenta con un aval democrático tras las elecciones del 27 de septiembre. Así, ha dicho que su grupo voatará no y hará lo mismo en caso de que se celebre una segunda votación. "No procede ni corresponde a la situación actual del país un Govern de CDC de una forma u otra", ha añadido, y ha asegurado que en el encuentro con Forcadell ni si quiera se ha planteado un candidato alternativo a Mas.