Activistas de Greenpeace exigen la demolición del hotel de Algarrobico con una pintada gigante

  • Varias pancartas piden su demolición.
  • El macrohotel se encuentra ubicado en un espacio protegido.
  • Sigue construyéndose pese a una orden de paralización de obra.
El Rainbow Warrior frente al macrohotel Algarrobico. ARTURO RODRÍGUEZ / EFE
El Rainbow Warrior frente al macrohotel Algarrobico. ARTURO RODRÍGUEZ / EFE
EFE

Los ocupantes del Rainbow Warrior, buque insignia de Greenpeace que recorre las costas mediterráneas tratando de concienciar sobre su deterioro, han desembacado esta mañana en la playa almeriense de Carboneras para protestar contra la construcción del macrohotel El Algarrobico en su línea de costa.

Para ello, los activistas han realizado una pintanda gigante sobre su fachada con letras de tres pisos de altura en la que se puede leer "HOTEL ILEGAL", mientras varias lanchas recorren las aguas de este tramo de la playa portando pancartas con el mensaje "DEMOLICIÓN" y "RECUPEREMOS EL MEDITERRÁNEO".

(Si mueves el puntero sobre la imagen  puedes recorrer toda la costa).

El hotel de Algarrobico, perteneciente a la empresa Azata del Sol, continúa edificándose a pesar de que el Juzgado nª2 de lo contencioso administrativo de Almería decretó la paralización cautelar de las obras en febrero de 2006. Greenpeace ha realizado

numerosos actos de protesta contra este hotel que está previsto que cuente con
411 habitaciones y más de 20 plantas, y que se encuentra en pleno Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar, una zona protegida.

La asociación lamenta que ya han pasado dos años desde su primera denuncia y, sin embargo, "a pesar de los compromisos expresados tanto por la Ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, como por el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves (...) las obras han seguido adelante".

Responsabiliza de esto a "todas las administraciones implicadas" y a su falta de coordinación, que considera "clave" para permitir que el hotel siga en pie.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento