Unos marineros turcos fueron los salvadores, esta semana, de un bebé sirio de 18 meses que navegaba en una patera en el mar Egeo intentando alcanzar tierra europea. El niño fue rescatada junto a 15 inmigrantes más que viajaban con él pero el vídeo que los trabajadores otomanos grabaron en el momento que recogieron al bebé se ha convertido en un fenómeno viral.

Los marineros divisaron un bote y se acercaron al darse cuenta que había personas en su interior. "Rápido, rápido, la gente se está cayendo al mar. ¡Date prisa!", grita un hombre en el vídeo. "¡Oh, dios mío! ¡También hay un bebé!", añade.

Los salvadores del bebé, de nombre Muhammad, según el Huffington Post, sacaron al bebé del agua y lo escucharon hacer ruido por lo que la sorpresa fue mayúscula. "Hermano, ¡está vivo!", le dice un pescador al otro que intenta que el niño devuelva el agua que había tragado.

Muhammad fue llevado a un centro médico en Kusadasi donde recibió un tratamiento inicial y posteriormente fue trasladado a Izmir en donde se encuentra bien fuera de la gravedad. El bebé ya se encuentra con su con su madre, Lorin Halef, de 23 años, quien dijo que los traficantes les habían prometido un bote más grande que en la que finalmente viajaron según informa The Guardian.

El diario británico también cuenta que los sirios viajaban rumbo a Grecia y en el momento del rescate la patera se estaba hundiendo por lo que muchos de los compañeros de travesía de la familia de Muhammad perdieron la vida antes de ser vistos por los marineros turcos.

La dramática historia, esta vez con final feliz, recuerda a la del pequeño Aylan. El niño, de tres años, perdió la vida a principios del pasado mes de septiembre y la imagen de su cadáver en la playa dio la vuelta al mundo dando la voz de alarma sobre el drama que viven los refugiados sirios para conseguir asilo en Europa