Disturbios en Hebrón
Un grupo de jóvenes palestinos lanzan piedras en una jornada de disturbios en Hebrón, Cisjordania. EFE

Una joven palestina ha muerto este domingo tras intentar presuntamente acuchillar a un policía israelí en la ciudad cisjordana de Hebrón, mientras que un colono de Gush Etzion ha resultado herido de carácter moderado por la agresión de un individuo que resultó herido, pero logró huir.

"Una terrorista árabe ha intentado apuñalar a un policía de Fronteras con un cuchillo en la zona de Hebrón. El agente respondió y disparó a la terrorista", ha informado el portavoz de la Policía israelí, Micky Rosenfeld, a través de su cuenta en Twitter.

Más tarde, medios israelíes han confirmado citando fuentes policiales la muerte de la mujer. "Soldados de la ocupación (israelíes) taparon a una joven palestina que yacía en el suelo sangrando sin prestarle ninguna atención médica hasta que llegó una ambulancia y se la llevó", ha relatado una testigo palestina citada por la agencia de noticias Maan.

Otro testigo palestino ha relatado que vio muerta a una escolar palestina con su mochila cuando intentaba cruzar un control cerca de la mezquita de Ibrahimi. "Un soldado israelí le pidió que sacara el cuchillo de su mochila y de inmediato disparó al aire. Segundos después la niña yacía en el suelo sangrando por los disparos", ha apuntado.

Por otra parte, un colono ha resultado herido de carácter moderado en Gush Etzion, una colonia judía de la Cisjordania ocupada, cuando un individuo saltó sobre él y le agredió. El colono disparó al agresor, que pudo sin embargo escapar.

El coche del colono fue apedreado a la entrada del asentamiento de Metzad y recibió un impacto en la cabeza, por lo que apartó el coche y se bajó. Entonces fue apuñalado por un palestino. El colono disparó al agresor y le hirió, pero logró huir al parecer hacia la vecina localidad de Siir.

Un soldado israelí ha resultado herido leve por el impacto de una piedra durante la subsiguiente operación de registro en Siir, mientras que el colono, de 58 años, ha sido trasladado al Centro Médico Hadassah de Jerusalén con una pedrada en la cabeza y una puñalada en el pecho.