El ex secretario general de la ya extinguida Radiotelevisión Valenciana (RTVV) Vicente Sanz se sentará esta semana en el banquillo de los acusados más de cinco años después de que tres exempleadas del ente le denunciasen por presuntos abusos sexuales. En concreto, la vista contra Sanz arrancará el martes, día 27, y se prolongará dos días más —28 y 29—, según el calendario previsto inicialmente.

La vista, que se celebrará en la sección cuarta de la Audiencia Provincial de Valencia, se ha estructurado en tres bloques. Para el martes se han previsto cuestiones previas y la declaración tanto de Sanz como la de las tres extrabajadoras de RTVV que le denunciaron hace ya más de cinco años, según ha podido saber Europa Press.

El miércoles, día 28, será el turno de los numerosos testigos que han sido citados en el procedimiento; mientras que se ha reservado para el jueves la intervención de los peritos y la exposición de las conclusiones finales, con el objeto de que ese mismo día el caso quede visto para sentencia.

Sanz se enfrenta a una pena de 20 años y 9 meses de prisión —según le reclama provisionalmente el ministerio fiscal— por los presuntos delitos continuados de abuso y acoso hacia tres exempleadas de RTVV, así como al pago de una indemnización de 245.000 euros.

La Audiencia de Valencia decidió el pasado mes de abril abrir juicio oral a Sanz por presunto abuso sexual en el trabajo, confirmando de esta forma el auto de conclusión de la causa, dictado por el juez instructor.

La causa saltó a la luz en febrero de 2010, cuando tres trabajadoras de RTVV denunciaron en los juzgados de Paterna a Sanz, exnúmero dos de RTVV, y relataron vejaciones sexuales, amenazas y miedo. Describían encuentros, a petición de Sanz, en el despacho de éste y otros en su apartamento en Canet (Valencia), en los que supuestamente se les pedían favores sexuales.

Algo más de un año después, en julio de 2011, el juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Paterna procesó a Sanz al considerar que había indicios de que el acusado —destituido de su cargo público en mayo de 2010 tras las denuncias— se prevalió de su puesto para solicitar entre los años 2007 y 2010 favores de naturaleza sexual a estas tres periodistas. Con ello, el juez estimaba que se había creado en estas personas una situación "gravemente intimidatoria y humillante".

El magistrado consideraba que existían en la actuación del procesado indicios racionales de criminalidad en calidad de autor, conclusión a la que llegó por las declaraciones de las víctimas y de los testigos.

Sanz ocupaba un cargo en RTVV desde 1995; fue presidente del PP en Valencia entre 1993 y 1994, presidencia que dejó tras divulgarse una grabación en la que decía que estaba en política para "forrarse", que le fue grabada a propósito de la adjudicación supuestamente irregular de los mapas sonoro y verde de Benidorm (Alicante) a una empresa.

Por otro lado, Vicente Sanz también está imputado en otro procedimiento, la pieza 4 del caso Gürtel que se instruye en el tribunal valenciano y en la que se investigan presuntas irregularidades en contrataciones de RTVV con motivo de la visita del Papa en 2006 a Valencia. Su declaración en este procedimiento también se había previsto para esta semana, pero se ha tenido que posponer ante la celebración del juicio por los presuntos abusos.

Consulta aquí más noticias de Valencia.