Parte de los 1.000 voluntarios inscritos en la Gran Limpieza de Fondos Marinos que está teniendo lugar este fin de semana en diversos puntos de la costa española han comenzado a actuar en la Comunidad Valenciana, Murcia, Asturias e Islas Canarias.

El objetivo es retirar plásticos y otros residuos que llegan a los océanos y que cada año ocasionan la muerte a más de un millón de aves y cien mil tortugas y mamíferos, según han informado fuentes de la organización en un comunicado.

La Red de Vigilantes del Medio Marino es una iniciativa de la ONG Oceánidas, desarrollada con el apoyo del Área de Medio Marino de FEDAS, Federación Española de Actividades Subacuáticas. Está compuesta mayoritariamente por buceadores que, de forma voluntaria, se involucran en la conservación de las especies ligadas al mar a través de labores de protección, investigación y divulgación del medio marino.

En Murcia, esta iniciativa se ha desarrollado en Mazarrón, concretamente en las playas de Alamillo, Rihuete y Bahía. Allí, los miembros del Centro de Buceo del Sureste, club que ha coordinado la actividad, ha actuado sobre cinco zonas de buceo, El Bajo, La Isla de Paco, Cala del Faro, Escollera del Puerto y Bahía Chica.

"Los resultados han sido espectaculares, ya que se han retirado de los fondos marinos más de 450 kilos de residuos, entre los que destacan los envases y envoltorios, botellas de plástico y latas, así como algunos objetos como un carro de supermercado o dos mesas de plástico, objetos que, además de curiosos, son también contaminantes", han explicado.

Numerosos clubes de buceo, instituciones y particulares se han implicado en esta iniciativa, con la que se pretende no sólo la retirada de residuos nocivos para el medio ambiente, sino también la recopilación de información sobre la ubicación y categorías de los mismos.

Esto se está llevando a cabo con la Plataforma Marnoba, una aplicación gratuita para móviles, desarrollada por la Asociación 'Vertidos Cero' con la que buceadores, bañistas, pescadores y ciudadanos en general pueden registrar datos sobre basuras encontradas en nuestras costas y hacer que esa información esté disponible para todos los interesados, incluida la comunidad científica.

Y es que, a pesar de los numerosos convenios internacionales y leyes estatales y autonómicas que velan por la salud de nuestros mares, los residuos siguen afectando nocivamente a numerosas especies y ecosistemas.

Así pues, se hace necesaria la concienciación ciudadana y la implicación de quienes tienen acceso a lo que hay en los fondos marinos, entre los que los aficionados al buceo recreativo tienen un papel fundamental. De ahí el rápido calado que ha tenido la Red de Vigilantes del Medio Marino entre la comunidad de buceadores.

Consulta aquí más noticias de Murcia.