Joseph Muscat y Mario Draghi
El primer ministro de Malta, Joseph Muscat (i), da la bienvenida al presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi (d), a su llegada a una reunión del consejo de gobierno del BCE en La Valeta, Malta. EFE/Lino Arrigo

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, dijo que la política monetaria de la zona del euro será revisada en diciembre por los riesgos a la baja en el crecimiento y la inflación.

Esta revisión podría abrir la vía a una nueva ronda de estímulos monetarios por parte del BCE, que ha decidido también mantener los tipos de interés en el 0,05 %.
Draghi, tras la reunión de esta entidad monetaria en Malta, señaló que existen preocupaciones sobre las perspectivas de crecimiento de las economías emergentes y "las posibles repercusiones para la economía de los cambios en los mercados financieros y de materias primas".

En este contexto, el grado de acomodación de la política monetaria deberá volver a ser examinado

Estos elementos constituyen "riesgos a la baja para las perspectivas de crecimiento y la inflación" de la zona del euro, subrayó Draghi, antes de afirmar que la entidad está dispuesta a actuar y utilizar todos los instrumentos de política monetaria disponibles.

"La fortaleza y la persistencia de los factores que actualmente ralentizan la vuelta de la inflación a niveles cercanos al 2% a medio plazo requiere análisis", apostilló Draghi, en una rueda de prensa en Malta acompañado por el vicepresidente de la entidad, Vítor Constancio, y el gobernador del Banco Central de Malta, Josef Bonnici.

"En este contexto, el grado de acomodación de la política monetaria deberá volver a ser examinado en nuestra reunión de política monetaria de diciembre", añadió Draghi.

El consejo de gobierno del BCE dispondrá en diciembre también de las nuevas proyecciones macroeconómicas, de crecimiento e inflación, del personal del Eurosistema, que está formado por el BCE y los bancos centrales nacionales.

Draghi recordó que la tasa de inflación de la zona del euro entró de nuevo en terreno negativo y cayó en septiembre hasta el -0,1 %, desde el 0,2 % de agosto.

El presidente del BCE consideró, por otra parte, que el programa de expansión cuantitativa, mediante la compra de deuda, funciona bien y tiene "un impacto favorable en el acceso al crédito de las empresas y los hogares".