La EPA que encontró Rajoy y la que dejará el 20-D
La EPA que encontró Rajoy y la que dejará el 20-D (Carlos Gámez 20m)
Gráfico

Rajoy ha tomado buena nota de los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA). La cifra general habla del mayor descenso del paro en un trimestre desde 2006 y el presidente estima que España está en "velocidad de crucero". La cifra y porcentaje de parados (4.850.800 y 21,18%) le valdrá para llevarla a las urnas el 20-D y defender la reforma laboral que entró en vigor en 2012 contra el criterio del resto de partidos y de las organizaciones sociales.

El pronunciado descenso de desempleados durante el tercer trimestre de 2015 (298.200 menos que en el trimestre anterior) ha sorprendido incluso al Ejecutivo; el ministro de Economía, Luis de Guindos, asegura que los datos son "mejores de lo esperado" y ratifica que a finales de año "habrá 650.000 parados menos" en España que a finales de 2014. El responsable económico del Gobierno —que no repetirá en la próxima legislatura si el PP vuelve a ganar las elecciones— ha aprovechado asimismo para atizar las políticas económicas del anterior Gobierno socialista y para recordar, una vez más, la herencia recibida. "El anterior Gobierno nos dejó un embolado bastante gordo", ha comentado.

Esta última EPA será el dato que Rajoy lleve a las urnas para que los españoles valoren el 20 de diciembre su labor en materia laboral

Sin embargo, comparando las cifras de la última EPA que dejó Zapatero el tercer trimestre de 2011 con los números que presentará Rajoy al escrutinio de los españoles, la foto es bastante distinta a la que presenta el Ejecutivo popular. Desde los dos grandes sindicatos, UGT y CCOO, se estima que son "numéricamente positivos" pero esconden "una avance de la precariedad". Los partidos de la oposición también observan sombras y tanto PSOE e IU lamentan que "sube el paro y baja la actividad para las mujeres trabajadoras".

Esa "velocidad de crucero" del mercado de trabajo en España parece echar un poco el freno cuando se echa un vistazo a las tablas estadísticas del INE y se compara cómo estaba el mercado laboral cuando llegó Rajoy al poder... y cómo lo deja al final de la legislatura.

¿Qué ha pasado en los últimos cuatro años?

  • La cifra de parados ha bajado... pero la ocupación mucho más.

La población activa —la que responde al INE que está ocupada o buscando empleo— ha bajado desde 2011 en 583.000 personas. Esto explica estadísticamente que el número de parados haya caído en estos cuatro años en 147.200 personas (la tasa bajó del 21,28% al 21,18%). Y no es porque haya más trabajadores ocupados. "El empleo ha venido para quedarse", aseguraba este jueves Fátima Báñez al conocer los datos de la EPA. Pero en realidad el empleo no ha venido. Se ha ido. Hasta 435.800 ocupaciones se han evaporado del mercado laboral que sí existían hace cuatro años. 

  • La población activa se encoge

El paro y su tasa caen porque cada vez menos gente está ocupada o buscando empleo: ahora son 22,8 millones de activos frente a los 23,4 millones de hace cuatro años. "Es preocupante", dice la asociación de agencias privadas de empleo (Asempleo) que muestra su "sorpresa" porque, pese al contexto de recuperación, puede haber gente que "siga marchándose a otros ámbitos geográficos" o que siga aumentado el "desánimo" de la población para encontrar trabajo.

  • Más mujeres desempleadas

El número de desempleados ombres desde 2011 ha bajado en 237.400 personas, pero el de desempleadas mujeres ha crecido en 90.200. Uno de los motivos puede ser que  el derrumbe de la población activa masculina ha sido más importante; muchos más hombres (544.900) se han marchado del mercado laboral que mujeres (38.000). Esas personas ya no responderán al INE que están buscando empleo, por lo que se eliminan del fichero de 'desempleados'. El otro motivo, según explica a 20minutos Toni Ferrer, secretario de acción sindical de UGT, es que "las mujeres tienen más dificultades para encontrar trabajo y hay ofertas sexistas que ofrecen trabajo precario dirigido exclusivamente a las mujeres, que en ocasiones se ven obligadas a rechazar".

  • Hay más parados mayores de 55 años y menores de 25 años

Por rango de edad, el desempleo solo ha bajado en la franja de edad de 25 a 54 años (apenas unas décimas, del 19,7% al 19,48%) pero los menores de 25 años y los mayores de 55 han visto cómo sus tasas de paro en los últimos cuatro años aumentaban del 45,58% al 46,58% (en el caso de los más jóvenes) y del 14,36% al 17,78%, más de tres puntos porcentuales, en el caso de los más mayores. "Es difícil reciclar a la gente de más edad por simple cambio generacional", lamenta Toni Ferrer, que identifica además otro problema para este grupo de edad. Según el dirigente sindical de UGT, "están condenados a una situación de precariedad en la jubilación" porque sus últimos años sin cotizar rebajarán su pensión futuro. En el caso de los jóvenes, Ferrer identifica una "completa falta de expectativas" que se observa en la población activa de esta franja: en 2011 había 2.027.700 menores de 25 años en estado activo, en 2015 esta cifra se redujo a 1.645.900.

  • Se dispara 20 puntos el paro de 'superlarga' duración

Los años de la crisis se llevaron por delante el empleo de muchas personas con baja cualificación, que ahora pasan dificultades para conseguir otro empleo. "Se han bajado cotizaciones, creado tarifas planas... pero no se ha realizado ningún tipo de política para reciclar a los desempleados, ni acciones de formación específicas para estas personas", explica a 20minutos Toni Ferrer, secretario de acción sindical de UGT. La consecuencia es un alza desbocada del paro de 'superlarga' duración. En el tercer trimestre de 2011 había 1.249.200 parados que llevaban dos o más años buscando empleo sin fortuna, el 24,9% del total. Ahora esa tasa se ha disparado en casi 20 puntos (44,50%) y la cifra de parados de 'superlarga duración' es de 2.158.600. Si se siguiese la definición de Eurostat —considerando parado de larga duración al que lleva más de un año buscando trabajo— el número aumentaría a 2.942.300, el 60,6% del total.

  • Precariedad: menos ocupación indefinida y más a tiempo parcial

La precariedad que denuncian los parados en las colas del paro se refleja también en las tablas del INE. La caída de la ocupación indefinida entre los asalariados (438.000 contratos fijos menos en el tecer trimestre de 2015 que en el mismo periodo de 2011) ha sido es cinco veces mayor a la caída de la ocupación temporal (91.500 registros menos de este tipo de contrataciones). También los contratos a tiempo parcial han ganado cuota en el mercado laboral. De los 2.395.300 contratos de pocas horas que existían en 2011, hemos pasado a 2.750.400 en 2015, un 15,24% más. "Muchos de estos además con involuntarios, son contratos 'forzados' parciales que ha crecido un 65%", dicen desde UGT.

  • El autoempleo como solución... ¿o falsos autónomos?

La dureza de encontrar un empleo ha empujado en los últimos años a muchos españoles a intentar emprender y a procurarse un empleo. Los trabajadores por cuenta propia sumaban 2.997.800 hace cuatro años (un 16,77% del total de ocupados) y ahora, a finales del cuatro trimestre de 2015, ya son 3.094.500 y suponen el 17,14% de las personas con un trabajo en España. "Pero no es que tengamos más emprendedores", dice Toni Ferrer; "son los llamados falsos autónomos, en los últimos años muchas empresas han aligerado su nómina para realizar el mismo trabajo de forma externa, a veces con los mismos empleados. Se ve perfectamente en la gran rotación de trabajadores por cuenta propia, no es normal tanta creación y destruccion continua de este tipo de autoempleo".

  • Menos ayudas (y de menor cuantía) a los parados

La Encuesta de Población Activa (EPA) no recoge, a diferencia de las cifras de paro registrado, la tasa de cobertura a los parados y la cuantía media de la prestación. Pero acudiendo a los registros del Ministerio de Empleo, se observa que la cobertura media de 2011 era del 70,67%, es decir, menos del 30% de los parados carecían de ayuda. Ahora, según el último dato de agosto de 2015, estas prestaciones solo llegan al 58,90% de los parados. La cuantía de la ayuda también se ha rebajado en este tiempo desde los 852 euros a los 784,2 euros.