Los 20 tripulantes fueron rescatados poco después de que el 'Don Pedro' chocara contra un islote cerca del puerto de Ibiza de madrugada.

El barco, empleado para trasladar coches nuevos, no llevaba carga en ese momento, dijo una portavoz de Salvamento Marítimo.

La embarcación permanece hundida a 45 metros de profundidad y está vertiendo las 150 toneladas de combustible al mar, según recogió el diario El País citando al responsable marítimo de la isla.

Salvamento Marítimo no pudo confirmar la cantidad de combustible que podría salir del barco, pero añadió que los servicios medioambientales estaban trabajando para controlar el vertido.

La portavoz no pudo decir si la fuga podría llegar a las playas de la popular isla mediterránea.