Homer Simpson y Carlos Ysbert
Homer Simpson y Carlos Ysbert, su actor de doblaje en España. ARCHIVO

Lleva desde el año 2001 prestando su voz a uno de los personajes más conocidos de la televisión de todos los tiempos: Homer Simpson. Durante cerca de 300 episodios el actor Carlos Ysbert (nieto de Pepe Isbert e hijo de María Isbert) ha doblado al padre de la familia Simpson y este martes participa, junto a Antonio Fraguas Forges y los periodistas Toni García y Paloma Fidalgo en una mesa redonda sobre el humor en la mítica serie de Los Simpson, en el Museo del Dibujo y la ilustración ABC, en Madrid (gratis hasta completar aforo).

El humor dará mucho que hablar en la mesa redonda…
Imagino que sí, porque hay para dar y para tomar, después de 26 años en EE UU y 25 en España… imagina.

¿Ha evolucionado mucho el humor de Los Simpson?
Han tocado todos los palos y el protagonismo ha ido cambiando de personaje. Hay capítulos geniales, otros más flojos…

¿Se han hecho más políticamente correctos?
No creas. Los últimos capítulos tienen altibajos. Siempre ha sido un humor ácido e iconoclasta y sigue siéndolo, lo que ocurre es que ahora ha cogido un punto más surrealista. No se ha ablandado, pero es menos efectista en algunas cosas. Va por capítulos.

Hasta me dicen que me parezco a Homer, lo que me faltaba... ¿Se sabe ya de memoria todos los episodios?
No, que va, durante muchos años he hecho solamente mi papel, por lo que de muchos episodios no me enteraba ni de que iban si luego no los veía en casa. Son mucho más frikis mis hijas, que tienen 20 y 22 años, que yo. Desde que dirijo el doblaje de la serie, hace tres temporadas me entero más, evidentemente, porque tengo que ver los episodios completos.

¿Se ha reído mucho con Los Simpson?
Yo me descojono vivo, pero en cada capítulo. Haciendo la adaptación al español ya me río, con unos más que con otros, pero me río mucho.

¿Con quién se ríe más?
A mí el personaje de Moe, el dueño de la taberna, me encanta, con ese punto que tiene autodestructivo, con Wiggum, el jefe de policía, que es muy simplón o con las burradas del paleto. Incluso mirando los gestos de Maggie.

¿Así que no es Homer su favorito?
Sí, ¡cómo no va a ser mi preferido si es el que hago yo! (Risas) Si hasta me dicen que me parezco a él, que es lo que me faltaba. Le tengo mucho cariño a todos los personajes, pero Homer es mi preferido.

¿Cómo es ser Homer Simpson?
A veces hay una dualidad un poco esquizofrénica. Me piden tantas veces que diga cosas como Homer, que haga felicitaciones de cumpleaños… te tienes que meter en la forma de ser de Homer para decir algo. A mí me cuesta, porque Homer es el resultado del trabajo fantástico de los guionistas y cuando tengo que imitar su forma de ser me cuesta porque no soy tan bueno, aunque soy muy guasón.

¿Descartamos entonces que vaya usted en calzoncillos por la casa?
A mí me gusta ir cómodo, pero no en calzoncillos. A Homer le da igual.

¿Tiene algún vicio que comparta con Homer?
Me gusta mucho la cerveza, pero no tanto como a Homer, y la combinación de sofá y tele también, pero eso es algo que comparto con media España.

Homer será zafio, lo que quieras, pero tiene un punto generoso y de buena gente que yo comparto ¿Y alguna virtud que tengan ambos?
Homer será zafio, pero tiene un punto generoso y de buena gente que comparto Él es coherente con sus principios y si le pinchas salta y también me pasa a mí.

¿Qué profesión de Homer le habría gustado hacer?
Es el personaje con más profesiones del mundo. No me da envidia porque yo también he hecho muchas cosas en la vida, en eso también nos parecemos.

¿Le piden mucho que haga de Homer?
Pues mira, a mis hijas al principio les daba corte decir en el cole que su padre ponía la voz de Homer Simpson, pero claro, estas cosas al final se acaban sabiendo y lo supo todo el mundo. Ahora cada vez que a su grupo de amigos les digo una frase con la voz de Homer se vuelven locos.

Se rumorea que Los Simpson podrían terminar en la temporada 30…
Se dicen muchas cosas y ahora más todavía. Los últimos rumores es que a lo mejor no llega ni a la 30 y se queda en la 28… seguro que cuando haya noticias oficiales el último en enterarse seré yo.

¿Cómo fue sustituir a Carlos Revilla, tras su muerte, y cambiarle la voz a Homer?
Pues fue difícil, primero por el cariño que le teníamos a Carlos. Yo no quería doblar a Homer, pensé que me iban a crucificar. Pero la directora de entonces, Ana María Simón, tenía muy claro que quería que fuera yo. Y suscitó mucha controversia al principio entre los más fans, pero la gente poco a poco se ha ido acostumbrando.

¿Dobladores o actores de doblaje?
A mí no me gusta que nos llamen dobladores, el doblador dobla sábanas o papeles… no, somos actores de doblaje. Es importante el matiz porque como actor tienes que dejar ahí grabadas tus sentimientos y tus emociones. Es un trabajo de interpretación. 

BIO: Nació en Madrid, en 1956. Se formó en arte dramático y trabajó como decorador de cine y en muchos otros trabajos relacionados con la imagen. Está casado y tiene dos hijas.

Así es el proceso de doblaje de un capítulo

Es como en cualquier capítulo de una serie o película, explica Carlos Ysbert, los dueños pasan el material original y en este caso se le entrega a la traductora (María José Aguirre de Cárcer), "que es un punto importante, porque ella es muy buena", y después se envía al ajustador, en este caso al propio Ysbert, que adapta los diálogos al humor y la realidad española. Más tarde se pauta el guión y se hace el casting para repartir los diferentes personajes.

Se suele hacer un capítulo en una jornada de seis horas y media, aunque lo normal es que se hagan dos en un día y "nos tiremos de ocho de la mañana a diez de la noche". En el caso de Los Simpson es complicado porque "hay muchísimos personajes que pueden tener una sola frase, por lo que tiene que venir mucha gente y hay que coordinarlos". Una vez doblado todo el técnico de sonido lo mezcla junto con la banda de sonido de los efectos y la música. Y se devuelve al cliente, en este caso Antena 3.