Un cambio de postura de última hora del grupo parlamentario de Podemos, que finalmente se abstuvo pese a que en el turno de fijación de posiciones anunció su voto a favor, ha hecho al PP perder la votación en el debate de la proposición no de ley sobre la reducción de altos cargos y empresas públicas, que ha tenido lugar este lunes en el Pleno del Parlamento.

Durante el debate, PP y Ciudadanos presentaron una enmienda transaccional a la que tanto Podemos como PRC y PSOE mostraron su apoyo durante el turno de fijación de posiciones.

Sin embargo, en el momento de la votación, Podemos se abstuvo, según justificó el diputado Alberto Bolado por la "actitud inaceptable" de la portavoz del PP desde la tribuna, y los partidos que sustentan al Gobierno votaron en contra, con el consiguiente enfado en las filas populares y un 'rifirafe' de diputados del PP con la presidente del Parlamento, Lola Gorostiaga.

El PP quería que el Parlamento instara al Gobierno a no aumentar el número de consejerías y mantenerlo en ocho; a no incrementar el número de altos cargos y subdirecciones generales y a no aumentar el número de empresas públicas. Según el PP, la nueva estructura puesta en marcha por la coalición PRC-PSOE va a costar este año 181.500 euros más en altos cargos.

Socialistas y regionalistas acusaron al PP de "faltar a la verdad", destacando que se ha mantenido el mismo número de consejerías -ocho-, solo se ha creado una nueva dirección general -la de cooperación local- y las subdirecciones generales pasan de 11 a 19, pero son ocupadas "no por nuevos altos cargos sino por funcionarios de carrera, con el mismo sueldo más un complemento específico que oscila entre 7.000 y 12.000 euros".

Con la transaccional pactada por el PP y Ciudadanos, se instaba al Gobierno no ya a no aumentar sino a "reducir al mínimo indispensable" las empresas públicas y fundaciones, aportando al Parlamento todos los datos para poder fiscalizar su gestión.

Según C's, la administración regional tiene "margen para ajustarse aún más" y la situación que dejó el PP no es la "ideal". Para Podemos, "el problema no es el gasto público en sí mismo sino la falta de control y de transparencia".

"lo llevan en el adn"

Durante su intervención, la portavoz del PP, Isabel Urrutia, acusó al PSOE y al PRC de utilizar la administración "al servicio de sus intereses partidistas" por colocar en cargos públicos a "viejas glorias".

"Lo llevan en el ADN", aseguró la parlamentaria, quien arremetió especialmente contra el PSOE, al dirigirse a la secretaria general de este partido y vicepresidenta regional, Eva Díaz Tezanos, a la que acusó de "pagar favores y comprar silencios para ver si en el próximo congreso puede ganar".

En ese momento, la presidenta del Parlamento y exsecretaria general del PSOE llamó la atención a Urrutia por "no ceñirse al tema" del debate. Y a su vez, el portavoz del PP, Eduardo Van den Eynde, instó a Gorostiaga a "hacer de árbitro y no chutar a gol". "Hay cosas que duelen y hacen pupa", apostilló la diputada del PP.

Después de la votación, que evidenció el cambio de postura de Podemos, PRC y PSOE respecto al apoyo manifestado en el debate, el diputado del PP Francisco Rodríguez Argüeso primero, y después el portavoz del grupo, Eduardo Van den Eynde, trasladaron el malestar de su grupo por lo ocurrido y mirando hacia los escaños de Podemos explicaron que el turno de fijación de posiciones es precisamente para eso, para exponer la postura que se va a votar.

"No sabía que había que pedir permiso", ironizó el portavoz de Podemos, quien justificó el cambio de postura de su grupo por la actitud "inaceptable" de la portavoz, que Verónica Ordóñez, también de Podemos, calificó de "falta de respeto que no se puede tolerar".

En tono irónico, la presidenta del Parlamento explicó "a los nuevos" que no es la primera vez que ocurre ni será la última, porque en la pasada legislatura el PP cambió su postura en la votación respecto a la fijación de posiciones "varias veces".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.