Un total 387 personas en Granada(228 pacientes con cáncer y 159 familiares) se han beneficiado ya del consejo genético oncológico para reducir la incidencia, morbilidad y mortalidad del cáncer de mama en mujeres con alto riesgo familiar.

Según ha informado la Junta en un comunicado, la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía ha puesto en marcha esta nueva prestación que permite conocer el riesgo de padecer cáncer que tiene cada sujeto, las posibilidades de transmitirlo a las siguientes generaciones, las medidas preventivas y terapéuticas que se pueden realizar para evitarlo o diagnosticarlo de forma precoz y determinar la realización de un test genético para estimar los riesgos de padecer cáncer.

El consejero de Salud, Aquilino Alonso, ha resaltado que el consejo genético oncológico, que actualmente se ofrece en 13 hospitales de la comunidad, entre ellos los dos integrados en el Complejo Hospitalario Universitario de Granada, San Cecilio y Virgen de las Nieves, supone una herramienta fundamental para reducir la incidencia y mortalidad del cáncer de mama, puesto que permite diseñar estrategias individuales de prevención y detección temprana de este tipo de tumores.

De esta forma, una vez identificados aquellos miembros de una familia portadores de una mutación de riesgo que aún no hayan desarrollado el tumor, se pueden implantar protocolos de seguimiento y/o tratamiento adaptado a cada tipo de cáncer.

El consejo genético oncológico incluye asesoramiento genético tanto a pacientes como familiares, un test genético para determinar la presencia de mutaciones que pueden transmitirse a la descendencia y que incrementan la susceptibilidad de padecer cáncer, y el establecimiento de medidas preventivas para impedir la aparición del cáncer o para diagnosticarlo lo más precozmente posible.

Hay que tener en cuenta que entre un 5 y un 10 por ciento del total de los casos de cáncer diagnosticados cada año tiene naturaleza hereditaria, lo que conlleva importantes implicaciones a nivel social, familiar e individual, ya que las personas portadoras de mutaciones hereditarias, a diferencia de la población general, tienen un riesgo elevado de desarrollar cáncer y además a edades más tempranas.

De hecho, el cáncer de mama de origen hereditario se presenta entre los 40 y los 50 años, aproximadamente una década antes que en la población general.

PREVENCIÓN

La puesta en marcha y extensión de esta nueva prestación esta siendo diseñada por profesionales expertos en el ámbito de la Oncología de la sanidad pública andaluza y se ha constituido el Grupo de Consejo Genético en Cáncer, dentro del Plan Integral de Oncología y en colaboración con el Plan de Genética.

Las personas que se han beneficiado del consejo genético oncológico han sido seleccionadas por los profesionales de Oncología en función de su valoración clínica.

Junto a la implantación del consejo genético oncológico, la Consejería de Salud ha incorporado también la realización de pruebas diagnósticas de biología molecular del cáncer de mama para identificar mejor a las pacientes que pueden someterse a quimioterapia, mejorar la precisión y respuesta al tratamiento.

Estas pruebas estiman el riesgo de recurrencia de la enfermedad o predicen con mayor precisión que los criterios clínicos la respuesta a la terapia adyuvante y de esta forma, se pueden clasificar a las pacientes en diferentes subtipos genéticos para determinar el tratamiento más adecuado de manera individualizada aunque para someterse a esta técnica, la paciente y el tumor deben cumplir una serie de criterios generales y específicos.

Como criterios generales, se encuentra que el tumor operado esté comprendido entre 0,5 y 5 centímetros, que no estén afectados los ganglios linfáticos ni haya metástasis o que los receptores de estrógeno sean positivos Entre los específicos se valoran, según el tamaño del tumor, otras características cuya presencia o ausencia indican o no la aplicación de la técnica de predicción.

Las pacientes deben cumplir además una serie de requisitos como edad igual o superior a 18 años, dar su consentimiento por escrito y tener una situación general adecuada, que le permita, en caso necesario, someterse a quimioterapia adyuvante y terapia hormonal.

La indicación de la prueba la realizan los oncólogos de los hospitales que cuentan con Unidades de Oncología Médica, tras haber informado suficientemente a la paciente sobre las consecuencias que pueden derivarse.

Desde 2014 y hasta agosto de este año, se han beneficiado de este tipo de pruebas un total de 161 pacientes y se estima que anualmente puedan someterse a esta prueba alrededor de 400 mujeres.

La incorporación de esta nueva técnica a la cartera de servicios se produce tras la correspondiente evaluación por parte de la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias de Andalucía.

En Granada, han sido exploradas un total de 111.167 mujeres de las que fueron derivadas a hospitales 18.341 mujeres permitiendo detectar precozmente un total de 1.131 tumores siendo la tasa de participación en este programa de más del 88 por ciento.

Desde la puesta en marcha de este programa de cribado, la administración sanitaria ha dotado a la comunidad de un total de 58 Unidades de Exploración Mamográfica, de las que 22 son fijas, 5 son móviles y 31 se ubican en el ámbito hospitalario.

Granada cuenta con seis unidades de las cuales una es móvil para garantizar la accesibilidad de este servicio en las localidades más aisladas del área metropolitana y de la Alpujarra.

Gracias a este diagnóstico temprano en más de 70 por ciento de los casos el tumor era inferior a los dos centímetros, lo que incrementa también las probabilidades de éxito.

La detección temprana, a través de la realización de mamografías, ha permitido mejorar en la mayoría de los casos el pronóstico de la enfermedad y aplicar a las mujeres afectadas tratamientos menos agresivos.

Consulta aquí más noticias de Granada.