Guitarra artesanal para John Kerry
El secreterio de Estado de Estados Unidos muestra la guitarra artesanal española regalada por el ministro García Margallo durante su visita a España. BALLESTEROS / EFE

Pepe Habichuela, Tomatito o Enrique de Melchor, entre los flamencos; Macaco, Vetusta Morla o Estopa, entre los poperos, y Supertramp o Jesse Cook, entre los internacionales, son algunos de los músicos que tienen en su poder una guitarra española artesanal de estudio como la que Margallo regaló ayer a Kerry.

Pedro de Miguel firma esta guitarra española construida en el taller de la madrileña calle de Amor de Dios "a base de pino alemán y palisandro de la India", explica a uno de sus creadores Rubén, hijo del desaparecido Pedro Pérez, y actual socio de Miguel Ángel Rodríguez.

Las guitarras de esta casa oscilan entre los 225 y los 12.000 euros. La de Kerry es de las económicas

Creada en 1991 por Pedro y Miguel Ángel, esta firma artesana es heredera de uno de los grandes especialistas en la construcción de guitarras españolas, José Ramírez, en concreto del último de la saga, José Ramírez IV, qué trabajó para grandes maestros como Andrés Segovia, Narciso Yepes, Sabicas o Manolo Sanlúcar, incluso George Harrison tenía una.

Pedro de Miguel, casa perteneciente a la conocida como escuela de Madrid, ofrece "un trato totalmente personalizado a sus clientes", con precios que "oscilan entre los 225 y los 12.000 euros", las guitarras de gama más alta son para profesionales.

"Se podría decir que la guitarra encargada por Exteriores a Kerry es una buena guitarra de estudio de las económicas", comenta Rubén Pérez, quien prefiere no desvelar el precio, aunque rondará los 1.000 euros.

"Cuando los representantes del Ministerio se pasaron por nuestro taller no nos comentaron para quien era la guitarra, nos enteramos más tarde", asegura Rubén Pérez, que se muestra "orgulloso del buen hacer de este pequeño taller madrileño".

Entre las piezas que Rubén y Miguel Ángel conservan en Amor de Dios, destaca una guitarra construida en Francia en 1827 en madera de coral rojiza y valorada en unos 50.000 euros.