Unión de Uniones de Castilla-La Mancha ha mostrado su temor de que termine el año y la Consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha no haya abonado las ayudas a la incorporación de jóvenes, planes de mejora, agroambientales, agricultura ecológica y reforestación al no llegar a tiempo para certificar los expedientes, cuya cantidad podría ascender a 150 millones de euros, según estima esta organización.

En nota de prensa, ha alertado de que de no pagar estas ayudas antes de acabar el año no podrían imputarse al Plan de Desarrollo Rural 2017-2013 y tendrían que trasladarse al Plan 2014-2020, consumiendo ya de entrada una parte del mismo.

"Pasar compromisos de gasto al próximo Plan de Desarrollo Rural confirma que finalmente, por los retrasos de ejecución año a año, van a quedar sin aprovecharse una parte de los fondos comunitarios que la Unión Europea, a través del FEADER, había asignado a nuestra región para la política de estructuras agrarias en el período de programa 2007/2013, pese a permitirse imputar medidas aún hasta el 2015", ha denunciado.

Además, han proseguido desde Unión de Uniones, implica que el nuevo Plan de Desarrollo Rural 2014-2020 de Castilla-La Mancha partiría ya habiendo consumido un porción, concretamente alrededor del 10 por ciento, de los 1.147 millones de euros sus recursos europeos.

Por lo que esta organización considera "más grave" es que los agricultores profesionales y jóvenes agricultores que presentaron su solicitud a mediados de julio de 2014 vayan a cerrar el 2015 con toda probabilidad sin haber cobrado las ayudas que les corresponden "por el mal funcionamiento y la falta de previsión de la administración autonómica".

Consulta aquí más noticias de Toledo.