Las obras de remodelación de la plaza del Mercado de Puertochico han arrancado este lunes, 19 de octubre. Cuentan con un presupuesto de 310.590 euros y un plazo de ejecución de dos meses, por lo que los trabajos finalizarán antes de que acabe el año.

El inicio de los mismos, a cargo de la empresa Teginser, han sido supervisados por el alcalde, Iñigo de la Serna, y el concejal de Infraestructuras, Urbanismo y Vivienda, César Díaz, quienes han explicado que esta actuación es la primera fase de mejora y modernización del mercado y el entorno, cuyo coste global se aproxima a los dos millones de euros.

Con motivo de esta primera fase se ha realizado, la semana pasada, una prueba de carga, con una sobrecarga de 1.000 kilos, para descartar problemas a la hora de acometer las obras e introducir maquinarias pesadas, ya que el suelo de la plaza en la que se va a actuar es el techo del mercado municipal.

El objetivo de esta actuación es convertir un espacio "cerrado" y "desaprovechado" en un lugar "abierto", "accesible" y de uso público, para su disfrute por parte de los ciudadanos. Y es que, entre otras cosas, la nueva plaza contará con un parque infantil.

Con la actuación global en la zona, también se aspira a reactivar la actividad comercial tradicional, ya que se va a remodelar el mercado, al que se va a dotar de nuevos usos, con espacios de hostelería y restauración, complementarios a los locales tradicionales y que serán gestionados por la concesionaria que resulte adjudicataria del concurso que se va a convocar al afecto. Mientras, la responsabilidad del mercado tradicional seguirá en manos del Ayuntamiento.

Con esta novedad, se pretende lograr una oferta complementaria al sector tradicional, y atraer potenciales nuevos consumidores y visitantes. A esta oferta se suma la cultural de las actividades del Centro Doctor Madrazo.

REMODELACIÓN

En la actualidad, los accesos a la plaza se realizan por una pequeña pasarela a modo de rampa en el lateral que da a la calle Tetuán, y por una escalera de doble tiro en la calle Casimiro Sainz, que resulta estrecha para acceder a toda la plaza y está más encauzada como acceso directo al centro cultural.

Además, está rodeada totalmente por un murete que provoca el distanciamiento de la plaza con sus posibles usuarios, porque es difícilmente visible desde la calle.

La idea de las obras es que el espacio sea mucho más accesible también visualmente, para invitar a los ciudadanos a disfrutar de él.

Así, lo primero que se va a acometer es la rotura del forjado de la plaza en su conexión con la calle Casimiro Sainz para poder conectar ambas zonas peatonales mediante una escalinata, generando un "espacio de descanso, intercambio y encuentro, mirando hacia la ciudad".

En la superficie de la plaza se plantea un espacio en forma de 'L', prácticamente perimetral pero respetando el centro cultural y el edificio vecino posterior, en el que se dispondrán terrazas para los negocios del mercado.

Para el espacio central se plantea "como una alfombra verde", con césped y pequeña vegetación, que sirva de zona de relación "a modo de pequeña campa".

La accesibilidad universal se realizará mediante sendos ascensores desde la planta baja del mercado.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.