El Área de Gestión Sanitaria Norte de Cádiz, del Servicio Andaluz de Salud (SAS), ha mostrado su "rechazo absoluto" a cualquier episodio de violencia que se produzca en sus centros sanitarios, después de que un profesional recibiera la pasada semana amenazas e insulto por parte de un usuario en el Centro de Salud La Serrana de Jerez de la Frontera (Cádiz).

En un comunicado, el SAS ha mostrado su "total solidaridad y respaldo a los profesionales que alguna vez hayan sufrido esta lacra", por lo que el director gerente del área, Manuel Lubián, ha acudido a la protesta organizada este lunes por este motivo en el citado centro de salud.

Asimismo, ha recordado que el SAS cuenta con un Plan de Prevención de Agresiones con el que la comunidad autónoma fue "pionera" en este ámbito, en una "apuesta decidida" por velar por la seguridad de los profesionales de los centros asistenciales.

Este protocolo incluye asistencia sanitaria y jurídica, así como apoyo psicológico, ante un episodio de violencia. En el caso del centro de salud de La Serrana, desde 2013, se han producido cinco activaciones de este protocolo, el último la pasada semana, ante los insultos y amenazas que recibió una profesional en el ejercicio de su labor por parte de un usuario, que fue denunciado por los servicios jurídicos del SAS.

En este sentido, el SAS ha recordado que la agresión física o intimidación grave contra profesionales sanitarios en el ejercicio de su función pública asistencial viene siendo considerada como delito de atentado por los tribunales de justicia, y así se han dictado sentencias en estos casos, castigándose con penas de uno a tres años de prisión.

Consulta aquí más noticias de Cádiz.