El consejero de Administración Pública y Hacienda, Alfonso Domínguez, ha presentado esta mañana el informe periódico de 'Coyuntura Económica de La Rioja' correspondiente al segundo trimestre del año, en el que ha destacado que "los datos de todos los sectores sean positivos manifiesta que el crecimiento económico de La Rioja está asentado sobre bases sólidas".

Se trata de una publicación elaborada por el Instituto de Estadística de La Rioja, cuya directora, Natalia Ríos, ha acudido a la presentación, que analiza los principales indicadores económicos.

Domínguez ha indicado que los buenos datos viene a confirmar "la buena evolución de la economía riojana que está respondiendo de forma muy favorable a las políticas aplicadas y, lo que es más importante, con un crecimiento sostenido en el tiempo".

"El balance de la coyuntura económica de La Rioja en los meses de primavera es positivo, resultado de una recuperación que empieza a prolongarse en el tiempo gracias al comportamiento cada vez más favorable de los indicadores de producción, demanda y empleo", ha resaltado Domínguez.

No obstante, el consejero ha insistido en que hay que continuar trabajando porque aunque los datos son buenos "la gran prioridad sigue siendo la creación de empleo".

A grandes rasgos, ha puesto el acento en varios aspectos concretos que han resultado ser clave durante el trimestre objeto de estudio. Uno de ellos ha sido el Índice de Actividad del Sector Servicios (IASS), con una de las tasas más altas de las últimas nueve en positivo, o el Índice de Cifra de Negocios en la Industria, que acumula seis trimestres consecutivos en alza.

Del mismo modo, se ha referido a la positiva trayectoria del comercio exterior y, más en concreto, de las exportaciones, que se han elevado un 1,7 por ciento anual, superando con ello los 403 millones de euros. Por lo que respecta al mercado laboral, se ha "comprobado que los signos de recuperación son cada vez más evidentes, siendo destacable el retroceso del 11,4 por ciento del paro registrado, lo que significa el descenso más pronunciado de los últimos 7 trimestres con signo negativo".

Respecto a la tasa de paro, se situó por debajo del 17 por ciento, próxima a niveles registrados a mediados de 2011. La publicación 'Coyuntura Económica de La Rioja' puede consultarse completa en la página web del Gobierno de La Rioja www.larioja.org/estadistica/publicaciones.

Por sectores

A continuación, Ríos ha analizado sector por sector. En el caso de Agricultura, ha señalado que el Indicador de Producción Agrícola, se estima que la producción agrícola de La Rioja experimentó una variación anual del 17,6 por ciento entre abril y junio.

En la primera mitad del año, dicho indicador anotó un incremento del 12,5 por ciento. En cuanto al Índice de la Producción Ganadera, registró una caída anual del 7,0 por ciento, principalmente motivada por la bajada generalizada de los precios del bovino, del porcino y de las aves, así como del precio de la leche. Hasta junio, dicho indicador registró una disminución acumulada del 4,8 por ciento. Desde la óptica laboral, las afiliaciones crecieron un 5 por ciento, la variación más elevada de los últimos cinco trimestres de subidas.

En Industria, en el segundo trimestre la industria continuó mostrando un comportamiento favorable. Entre otros indicadores, destaca el Índice de Entradas de Pedidos (IEP), que repuntó un 7,7 por ciento anual, siendo el sexto trimestre en positivo. Respecto al Índice de Cifra de Negocios, creció un 6,1 por ciento anual, encadenando seis trimestres consecutivos con tasas positivas. Además, el consumo de energía eléctrica en la industria se incrementó un 3,3 por ciento, por encima del 1,9 por ciento del mismo periodo de 2014.

Asimismo, el Índice de Confianza Empresarial revela que el 56,4 por ciento de los establecimientos consultados apuntó una explotación superior al 70 por ciento de su capacidad en el segundo trimestre objeto de estudio. La población ocupada aumentó un 1,5 por ciento y las afiliaciones crecieron un 3,2 por ciento por encima del mismo periodo del año anterior.

En Construcción. Los indicadores relativos a esta actividad también constatan algunas señales de mejora. Por ejemplo, en lo relativo al sector privado, los visados de obra nueva se incrementaron un 242,9 por ciento en comparación con el mismo periodo de 2014. Los certificados de fin de obra se dispararon un 387,5 por ciento. El número de afiliaciones creció un 4,8 por ciento y el paro registrado afectó a 2.030 personas, un 27,6 por ciento interanual menos.

Sobre los Servicios. Los resultados apuntan una clara tendencia alcista en el segundo trimestre del año. Por ejemplo, el Indicador de la Cifra de Negocios del Sector Servicios (IASS) creció un 5,3 por ciento, por encima del 2,7 por ciento del mismo periodo de 2014 y acumula el noveno trimestre con tasa positiva. Además, el Índice General de Comercio al Por Menor (ICM) se incrementó en un 0,2 por ciento. En cuanto al Turismo, el segundo trimestre fue positivo, un dato que podría estar influido por la celebración de Semana Santa. Por un lado, el número de viajeros alojados repuntó un 10,0 por ciento, según la Encuesta de Ocupación Hotelera, mientras que las pernoctaciones crecieron un 6,6 por ciento.

DEMANDA

En el caso de la demanda interna, ha explicado que los indicadores coyunturales relativos al consumo privado señalan una prolongación de la trayectoria alcista. En cuanto a las matriculaciones de turismos, se elevaron un 27,7 por ciento. El número de compraventas de viviendas se disparó un 19,5 por ciento anual, en contraste con el 0,8 por ciento del mismo periodo de 2014; las hipotecas constituidas sobre viviendas crecieron un 18,1 por ciento interanual.

Comercio exterior: El informe destaca la evolución favorable de las exportaciones en el segundo trimestre del año. Así, las exportaciones subieron un 1,7 por ciento interanual entre abril y junio hasta alcanzar los 403,4 millones de euros, mientras que las importaciones descendieron un 1,7 por ciento, quedándose en los 285,4 millones. El saldo comercial registró un superávit de 118 millones de euros, un 11,2 por ciento. La tasa de cobertura se situó en 141,3 por ciento, muy superior al conjunto nacional (91,5 por ciento).

Finalmente, se ha referido al mercado de trabajo, indicando que en el periodo objeto de estudio el paro volvió a aminorar, al tiempo que creció la creación de empleo. La población ocupada sumó 130.700 personas, con un crecimiento anual del 0,9 por ciento (EPA). El total de parados, por su parte, menguó un 7,8 por ciento y la tasa de actividad fue del 60,1 por ciento (3 décimas más que la media nacional).

Las afiliaciones a la Seguridad Social fueron de 118.962 (3,4 por ciento más). Por su parte, el paro registrado en las Oficinas de Empleo de La Rioja supuso un 11,4 por ciento interanual menos, el descenso más elevado de los últimos siete meses de caídas.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.