La Consejería de Educación destinará un total de 42.842 euros para la adquisición de libros de texto para la creación y o mantenimiento de bancos de libros de texto en los centros privados concertados de Castilla y León que impartan niveles obligatorios de enseñanza en el curso 2015/2016.

Según consta en la orden publicada este lunes en el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl), la cuantía individualizada de la ayuda a conceder a cada centro se determinará por aplicación de una serie de criterios de valoración establecidos en esta norma y el importe máximo de la ayuda a conceder a cada centro beneficiario será de 3.500 euros.

La finalidad de estas ayudas es contribuir a la creación, dotación progresiva y mantenimiento posterior de bancos de libros de texto en los centros privados concertados de Castilla y León durante el curso 2015/2016 con destino al préstamo y reutilización por parte de su alumnado, "propiciando un ajuste entre las existencias y las necesidades del centro y desarrollando en los alumnos hábitos de cuidado y respeto en el uso de los materiales escolares".

Aparte de los adquiridos con las ayudas públicas que se obtengan por esta convocatoria, los bancos de libros de texto de los centros se compondrán fundamentalmente de los libros aportados por las familias que voluntariamente soliciten la donación y obtención de libros del referido banco.

Asimismo las familias podrán también optar por donar únicamente libros de texto al centro de forma desinteresada, renunciando a cualquier contraprestación. Paralelamente, el banco de libros podrá nutrirse de aportaciones de empresas editoriales u otras entidades, públicas y privadas.

En cumplimiento del objetivo principal de estas ayudas, que es contribuir a la satisfacción de las necesidades de libros de texto de los alumnos, el centro procurará conseguir equilibrar en primer lugar donaciones y peticiones de las familias, "intentando reservar la mayor parte de la subvención concedida por la Administración educativa así como las donaciones de libros realizadas de forma desinteresada a atender a las familias en situación socioeconómica más desfavorable, con independencia de que, por su parte, hubieran realizado o no donaciones".

Los libros donados por las familias de los alumnos, junto con los que pudieran haber sido donados por otros particulares, empresas editoriales o entidades públicas o privadas, pasarán a ser propiedad del centro escolar, y formarán parte del banco de libros del mismo, con destino al préstamo y reutilización en cursos posteriores.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.