La alcaldesa de Ciudad Real, Pilar Zamora, ha manifestado que quiere que la remunicipalización de servicios públicos en el Ayuntamiento a través de una nueva empresa de carácter público sea una realidad a principios del mes de noviembre, culminando así un proceso que tenga "todas las garantías" para los trabajadores y "sin saltarse la ley".

En una entrevista con Europa Press, Zamora ha recordado que se ha ofrecido al Grupo Municipal Ganemos en el Consistorio presidir la nueva empresa pública, aunque en todo caso ha resaltado que será el nuevo Consejo de Administración de la nueva entidad el que decida, y éste estará formado "por seis cargos políticos —dos del PP, dos del PSOE, uno de Ganemos y otro más de Ciudadanos— y tres técnicos, que serán funcionarios de la casa".

Tras fijar como plazo la primera semana de noviembre, ha puesto el acento en que desde el equipo de Gobierno se está hablando con todos los trabajadores que podrían verse afectados por este cambio de gestión. "Queremos hacer lo mejor y lo que sea legal, y hay que ver qué dicen los informes jurídicos", ha explicado.

En este punto, ha indicado que "no se perderá empleo y se va a contratar a más gente". "Conozco a muchos trabajadores personalmente y sé que lo están pasando mal, y les he querido transmitir que yo también. No es sencillo y hay que tener coherencia política. No me voy a saltar la ley", ha enfatizado.

La primera edil ha subrayado que de lo que se siente "orgullosa" es de que en todo caso "se está dando la cara para lo bueno y para lo malo", apuntando que "sería muy fácil que se subrogaran todos los trabajadores", pero esa maniobra tendría la dificultad de que "alguien impugne y a los dos meses los trabajadores pudieran estar en la calle". "Hacer las cosas a tontas y a locas no tiene ningún sentido", ha aclarado.

También ha querido dejar claro que "no es que las empresas privadas estén haciendo mal servicio", y esta decisión responde a que desde el equipo de Gobierno "creen en lo público".

En este sentido, ha añadido que el ahorro "tampoco es el criterio" que lleva a tomar esta decisión, y aunque habrá menos gasto "se podría reinvertir en material". "Lo hacemos por un convencimiento de recuperar servicios, dar un seguimiento más estable y tener mayor control".

Zamora ha reconocido que por este asunto ha tenido "las primeras riñas" con el Grupo Municipal Ganemos, pero ha afirmado que la relación con este grupo de la oposición "tendrá cuatro años" y hasta el momento está siendo "como las relaciones personales". "Nos llevamos bien, pero tenemos discusiones y problemas, como cualquier relación, aunque los dos intentamos hacer lo mejor para la ciudad".

El pp "no se cree que esté en la oposición"

La alcaldesa ciudadrealeña también ha tenido palabras para el Grupo Popular en el Ayuntamiento, diciendo sobre sus concejales que "no se creen que estén en la oposición", a pesar de que esta labor sea "muy digna", función que ella misma ha realizado "los últimos ocho años".

Así, ha dicho a los 'populares' que el trabajo de oposición, "si se hace con responsabilidad, puede ser un buen trabajo por la ciudad". "Ellos hablan de que mi Gobierno es ilegítimo. Si van a estar cuatro años diciendo eso, mejor, más fácil para mí, porque eso es ridículo y uno se presenta a unas elecciones con unas reglas del juego", ha destacado.

A su juicio, el PP "no está trabajando por la ciudad", y la portavoz del grupo, Rosa Romero, "va a lo suyo". "No valoran lo digno que es hacer oposición, y mucho de lo que nosotros somos hoy lo debemos a haber estado ocho años en esa posición", ha finalizado.

Para Pilar Zamora, el Ayuntamiento en esta legislatura "se ha enriquecido con cuatro grupos municipales" y "quitando al PP, todos opinan y todos hablan". "Pero ellos no quieren hacer política a favor de la ciudad y están clavados en el ayer, mientras nosotros hablamos tanto con C's como con Ganemos".