Beatriz Carvajal tira de sentido común para interpretar a una neurótica en la comedia romántica 'Los diablillos rojos'

Dos casos de psiquiatría reales y una historia de amor a cuatro bandas dan forma a la obra, que se estrena en Segovia
Presentación de 'Los diablillos rojos'.
Presentación de 'Los diablillos rojos'.
EUROPA PRESS

El sentido común ha sido la baza que ha jugado Beatriz Carvajal para preparar el papel de Toñi, el personaje principal de 'Los diablillos rojos', una comedia romántica con grandes dosis de humor dirigida por Francisco Vidal, inspirada en dos casos reales de psiquiatría y basada en una historia de amor a cuatro bandas.

Es la segunda vez que la actriz interpreta un personaje con trastornos mentales. La primera vez lo hizo en la obra teatral 'Misery', donde daba vida a una psicópata esquizofrénica. Aquella mujer nada tenía que ver con Toñi, que padece una histeria simple, aunque ambas guardan en común la manera en que Carvajal desarrolló sus perfiles.

"Desde el sentido común. Yo no soy del método, no me he ido a un loquero ni me he encerrado en un psiquiátrico, yo siempre he utilizado el sentido común para las interpretaciones, y no me va mal", ha indicado este jueves en rueda de prensa en el Teatro Juan Bravo de Segovia, donde este sábado tendrá lugar el estreno nacional de la obra.

Para preparar a Toñi, la artista ha contado además con la colaboración de sus autores, el psicoanalista Arturo Roldán y el profesor y hombre de teatro Eduardo Galán, así como de Francisco Vidal, quien este jueves le acompañaba en la presentación junto a los otros tres actores que completan el reparto: Juanjo Cucalón, Sergio Pazos y Montse Pla, hija adoptiva de Beatriz Carvajal, quien se sube a un escenario teatral por primera vez junto a su madre.

En 'Los diablillos rojos' la actriz madrileña interpreta a una mujer madura con varios traumas a sus espaldas que siente y ve unos diablillos, pero ni los oye ni habla con ellos. Eso sí, le hacen gozar como nunca lo ha hecho en la realidad. El trastorno le lleva a ser ingresada en un hospital, donde conoce a un paciente con síndrome de Cotard (Juanjo Cucalón), un hombre agarrado continuamente a una máquina de escribir por miedo a que esta eche a volar.

En el centro dos médicos guerrean por saber quién de los dos lleva la razón en el diagnóstico de la mujer, a la que uno cree esquizofrénica y otro únicamente una histérica. La disputa entre ambos encierra una relación amorosa complicada.

Carvajal, quien ha reconocido estar deseosa de representar la obra para conocer la reacción del público —en los ensayos hay quienes han reído pero también quienes han llorado—, ha explicado que, junto con Cucalón, ha conseguido formar una pareja de "locos encantadores" que harán reír al espectador, aunque también enternecerse. A ellos se suman Sergio Pazos, un "loco Woody Allen por el escenario", y Montse Pla, su propia hija, a la que se ha referido como "un descubrimiento maravilloso".

La actriz, según ha comentado en declaraciones recogidas por Europa Press, está convencida de que la obra resultará muy atractiva, pues es una de esas funciones a cuyo término "apetece ir a tomar un café para hablar de ella". "A la gente le gusta mucho ir al teatro, pasarlo bien y que le pasen cosas", ha señalado esta artista, habitual en cine y televisión y muy popular por sus imitaciones en 'Un, dos, tres*responda otra vez'.

El amor como terapia

El director de 'Los diablillos rojos' ha introducido su intervención con un comunicado de los autores del texto, que no han podido acudir a la presentación, en el que esbozan el pilar de la obra. Dicen Arturo Roldán y Eduardo Galán que la delgada línea que separa lo normal de lo patológico tiende a borrarse cuando se trata de las enfermedades mentales, cuyos síntomas, vistos desde lo cotidiano, parecen disparates de una mente trastornada, pero "en cada mente humana están los mismos sueños, deseos y miedos que muestran aquellos que están etiquetados por las distintas categorías psiquiátricas".

"La soledad se erige como responsable de muchas enfermedades y el amor como auténtica terapia. Entre risas y carcajadas de vez en cuando surge la ternura y la emoción", recoge el escrito.

Vidal ha hecho hincapié en que, como la vida misma, los personajes de esta obra influyen unos en otros y que, aunque las enfermedades mentales se pueden afrontar como un drama, en este caso se han querido encarar con sentido del humor, siempre desde un punto de vista creíble y alejado de los tópicos. "Queremos hacer un espectáculo redondo, para que el público disfrute, pero también para hacerle pensar un poco sobre sus propios diablillos. Aunque no nos hagan ir al psiquiátrico, de alguna manera todos tenemos unos diablos que nos crean muchos problemas, sobre todo con nosotros mismos y a veces con los demás", ha subrayado.

Este director, actor y productor alicantino confiesa que ha sido muy fácil trabajar con los actores del reparto, a la par que divertido, y que la experiencia de todos ellos le ha ayudado mucho a la hora de dirigir.

Para Juanjo Cucalón, esta "comedia de locura" con dos historias de amor paralelas, a la que ha querido poner "un poco de magia" a través de su personaje, refleja cómo el ser humano se crea unas cargas de las que luego le cuesta desprenderse y muestra el amor como solución. El espectáculo invita a reflexionar sobre quiénes son los cuerdos y quiénes los chiflados con personajes como el que interpreta Sergio Pazos, "que está más loco que los locos", según ha resumido el propio actor.

La obra, coproducida por Secuencia 3, Iniciativas Teatrales, Pentación y Pedro Hermosilla Managment, se estrenará a nivel nacional el sábado 17 de octubre a las 20.30 horas. En Segovia podrá verse además en el Teatro Gonzalo Menéndez Pidal del Espinar el 30 de octubre.

En Castilla y León recalará en el Teatro Principal de Zamora el 6 de noviembre y en fechas sucesivas podrá verse en Villaviciosa de Odón (Madrid) el 28 de noviembre; en Getafe (Madrid) el 12 de diciembre, y en Donostia el 26 de diciembre. A partir del 13 de enero de 2016, y hasta el 27 de marzo, estará en cartel en el Teatro Amaya de Madrid.

La rueda de prensa de presentación ha contado con la presencia de la diputada de Cultura de Segovia, Sara Dueñas, y Marco Antonio Costa, director del Teatro Juan Bravo, espacio titularidad de la Diputación.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento