"El futuro pasa; lo que no pasa es Galicia y mi compromiso por Galicia no pasará nunca". Son las palabras elegidas por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, para cerrar la primera jornada del que será el último debate de política general de esta legislatura y en el que, al margen de las medidas anunciadas, ha cobrado protagonismo la incógnita sobre su futuro político.

De hecho, en los sucesivos turnos de réplica, los rivales políticos del PP han coincidido en cuestionar que Feijóo prometa ahora impulsar en un año medidas que no puso en marcha "en los siete anteriores", pero también han sugerido que el presidente gallego solo busca "salvarse" a sí mismo y han advertido de que, con independencia de que se quede o no, Galicia emprenderá un nuevo ciclo político ajeno a los populares.

Feijóo, sin embargo, ha identificado la Galicia "del tiempo nuevo" con la plasmada por él en la cita política de este miércoles, donde ha augurado una etapa de crecimiento que la Xunta reforzará con rebajas fiscales "sin precedentes" —en IRPF e Impuesto de Sucesiones y Donaciones— e iniciativas sociales, como la creación de un 'cheque bebé' mensual de 100 euros por niño.

A diferencia de lo que ocurría meses atrás, cuando se mostraba visiblemente molesto al verse obligado por los medios a abordar el asunto, el presidente no evitó en el Pazo do Hórreo hablar de futuro y lanzó varios mensajes, aunque sin clarificar si optará o no a un tercer mandato. Ni siquiera si ha adoptado ya una decisión que aseguró que comunicaría en el primer trimestre de 2016.

Frente a la media docena de ofertas de diálogo que había planteado por la mañana y ante la respuesta poco receptiva de la oposición, Feijóo ha replicado por la tarde con un ataque muy duro al resto de grupos que evidencia, a la espera de que en la próxima jornada se presenten y negocien las propuestas de resolución, una completa ruptura con la oposición.

"ninguna alternativa de gobierno"

Así, Feijóo ha criticado que este miércoles en el hemiciclo se pudieron escuchar "cinco discursos de oposición", pero ninguno de "alternativa" de Gobierno. Y es que, ha advertido, si a Galicia "no le gustó" el bipartito, "nunca" tendrá un Ejecutivo de "cinco grupos, cinco retales, cinco escisiones" como los que constituyen, a su juicio, sus rivales políticos en O Hórreo.

Crítico con que la oposición "riña e insulte" a los gallegos, Feijóo ha defendido su labor gestora, "con aciertos y errores", en los últimos años, al tiempo que ha afeado a la oposición que no ayudase "en nada" ni presentase "ninguna propuesta". De hecho, ha sugerido que su Gobierno no pudo hacer más por los ciudadanos porque la oposición "se borró de la mayoría de las cuestiones".

"Dicen que tienen soluciones, pero no han presentado ninguna", advirtió, antes de defender que, mientras sus rivales políticos "desperdiciaron siete años de oposición", Galicia tuvo "un Gobierno estable". Un "Gobierno estable" que se mantendrá hasta el final de esta legislatura. Y es que el Ejecutivo no desaprovechará, ha afirmado, este último año de madato.

"Estos 12 meses que hay por delante vamos a continuar persiguiendo nuestros objetivos: que el paro baje y que la economía crezca para que la mejora económica llegue a todos", sentenció, para añadir, sobre las promesas formalizadas este miércoles, que "cuando se pueden cumplir los compromisos", no hay "ningún motivo para no hacerlo".

"lo importante es galicia"

Al hilo de ello, ha agregado que la razón de ser de un Gobierno "son las personas" y ha insistido en que la oposición no debería "discutir tanto ahora" sobre quién se quiere ir a Madrid o no, en alusión a su propio futuro político y, sobre todo, cuando "parte del nacionalismo" está instalado "en la Complutense", en referencia a las negociaciones con Podemos para las listas de unidad.

"No deberían preocuparse tanto por mi futuro (...) Lo importante no es el futuro de nadie, aquí en la política sea quien sea está de paso. Piensen menos en votos y más en personas. Lo que importa no soy yo ni ustedes, es Galicia. Y Galicia seguirá trabajando porque desde este Gobierno vamos a seguir trabajando por Galicia", sentenció.

"El futuro pasa; lo que no pasa es Galicia y mi compromiso por Galicia no pasará nunca", ha zanjado finalmente.

"terminó su tiempo"

Previamente, el portavoz del PSOE en el Parlamento gallego, José Luis Méndez Romeu, había considerado "irrelevante" si Feijóo finalmente decide "quedarse o marcharse", puesto que, a su entender, "no es posible" que él ejecute la política que la comunidad "necesita".

"Terminó su tiempo, es momento de cambiar", sostuvo, y no dudó en relacionar la "ambigüedad" del mandatario sobre su futuro político con que él es consciente de "las enormes herencias" que deja para la próxima legislatura tras casi ocho años de gestión.

Así es como explica el dirigente socialista que, tras un año en el que distintos cargos del PP le han pedido que se presente de nuevo a los comicios autonómicos, Feijóo no haya aclarado sus planes y esté "huyendo del compromiso".

"se acaba un ciclo"

En la misma línea, por parte del BNG, Francisco Jorquera juzgó que Feijóo, que "representa el pasado, no puede encarnar la Galicia del futuro". "Su ciclo político se está acabando", advirtió el portavoz nacionalista.

Además, abundó en que "el mejor servicio" que puede hacer el presidente por Galicia es "irse". "Nos da igual si para su casa o para Madrid", planteó, antes de parafrasear al expresidente José María Aznar para espetear al jefe del Ejecutivo autonómico: "¡Váyase, señor Feijóo!".

Dureza de beiras

Por su parte, en su última intervención, el portavoz del Grupo Parlamentario de AGE, Xosé Manuel Beiras ha vuelto a arremeter contra Feijóo, a quien ha acusado de darle "repelús la cultura", y le ha recordado al mandatario autonómico que él "nunca hizo alterne con un narcotraficante en el momento en que la droga y el sida hacían estragos con la juventud gallega", en alusión a Marcial Dorado. "¡Usted sí que siente vergüenza de eso, como siente vergüenza de ser del rural!", le ha espetado.

Asimismo, mientras que las diputadas del Grupo Mixto —Carmen Iglesias y Chelo Martínez— volvieron a pedir a Feijóo que se "vaya"; Beiras ha predicho que el PP "va a ser un partido extraparlamentario", puesto que ya se han encargado de "inflar el globo de Ciudadanos, que les comieron las papas" a los populares en Cataluña.

Por su parte, Feijóo se ha limitado a referirse en su última intervención "al diputado que se había marchado" para señalar que su actitud, la de Beiras, "es su responsabilidad" y que los gallegos sabrán determinar "la catadura moral de un diputado que se burla de todos durante tanto tiempo".

Tanto Feijóo como su portavoz parlamentario han incidido en que "las cosas están mejor que en el pasado" y han defendido las medidas anunciadas por el máximo mandatario gallego. "La diferencia fundamental entre el 'cheque bebé' de Zapatero y el nuestro es que aquí se le da a las familias que lo necesitan", ha zanjado Pedro Puy, en alusión a la renta.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.