El Pleno del Consejo de Alumnos de la Universidad de Sevilla (Cadus) ha aprobado secundar la huelga del próximo jueves 22 de octubre, convocatoria surgida en rechazo al decreto '3+2' de flexibilización de los grados y a la vigente Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce): a ésta ya se han sumado colectivos como el Movimiento de Acción Estudiantil (MAE), el Consejo de Estudiantes de la Universidad Pablo de Olavide (Ceupo) o la Unión Popular de Estudiantes (UPE).

Alba López, delegada del Cadus, ha explicado a Europa Press que el Pleno ha decidido apoyar la huelga, así como asistir a la manifestación que tendrá lugar el día 22 en horario de tarde, si bien, no habrá paro generalizado de las clases. Aunque, ha recordado en este sentido que los alumnos que decidan por su propia cuenta no acudir a clases no pueden ser perjudicados al existir una convocatoria oficial de huelga. Además, ha precisado que las delegaciones de alumnos de las facultades de la Universidad de Sevilla podrán llevar a cabo la parada de las clases.

Así se ha aprobado en el Pleno después de que durante los últimos días las asambleas de alumnos de centros de la Hispalense se hayan reunido para pronunciarse respecto a la procedencia de estas acciones.

Por otro lado, el Cadus, que también se muestra interesado en aprovechar la movilización para exponer problemáticas propias como el estado de sus instalaciones, también ha llevado a este Pleno, precisamente, otro punto relacionado con la creación de un Gabinete de Infraestructuras de cara a la negociación con el gobierno de la institución, y en el transcurso de la reunión de este miércoles se ha presentado una propuesta de las bases de creación de este gabinete, que ahora tendrá que ser estudiada por cada delegación de alumnos para que presenten sus aportaciones y modificaciones.

Por parte del MAE, su portavoz, Violeta Sarmiento, ha explicado en una nota que la huelga surge de "la necesidad de defender la educación pública tras el constante proceso mercantilizador al que se ve sometida".

"Las diferentes reformas y recortes han hecho que nuestras universidades públicas registraran 77.000 alumnos menos en los últimos cursos por motivos económicos, que se reduzca el número de clases prácticas por falta de profesorado o que queden sin resolver las carencias infraestructurales en escuelas, institutos y facultades, entre otros", apunta la portavoz.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.