Mahmud Abbas
El presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas. ARCHIVO

El presidente palestino, Mahmud Abás, ha anunciado que continuará la lucha contra las políticas israelíes en todos los territorios palestinos, en un discurso difundido por la televisión oficial.

Abás acusó a Israel de intensificar sus acciones violentas y "ejecuciones sobre el terreno contra palestinos indefensos".

La escalada israelí tiene por objeto encender las llamas de un conflicto religioso no sólo en la región

"La escalada israelí tiene por objeto encender las llamas de un conflicto religioso no sólo en la región, sino en todo el mundo", afirmó Abás, antes de recalcar: "No dejaremos que prospere ningún plan israelí en relación a Jerusalén o la mezquita de Al Aqsa".

Desde principios de mes, 34 palestinos y 7 israelíes han muerto al recrudecerse la tensión en la zona, especialmente en Jerusalén Este y Cisjordania, donde más de un millar de palestinos resultaron heridos.

Catorce de los palestinos murieron tras perpetrar o cuando intentaban cometer atentados, según la versión policial, lo que en varios casos los palestinos niegan.

"No vamos a atacar a nadie y no aceptaremos nunca ningún ataque contra nosotros. Hemos informado al mundo de que no aceptaremos la continuación de la actual situación y no nos rendiremos ante la política de ocupación y de agresión", subrayó Abás.

Responsabilizó al Ejecutivo israelí de sus políticas y de los asaltos de colonos judíos al pueblo palestino, que, alertó, "están amenazando el proceso de paz y la tranquilidad en la región".

Abás se refirió a un adolescente palestino de 13 años, coautor con otro menor de 15 años el pasado lunes del apuñalamiento de dos israelíes de 13 y 24 años y que, dijo, fue abatido por las fuerzas israelíes, aunque Israel asegura que solo está herido.

"Todos los casos de ejecuciones sobre el terreno, el nuevo arma israelí empleada contra nuestros niños y jóvenes de Jerusalén, serán llevados ante el Tribunal Penal Internacional", recalcó.

Todos los casos de ejecuciones sobre el terreno serán llevados ante el Tribunal Penal Internacional

El presidente palestino apenas se ha pronunciado hasta ahora sobre la actual oleada de violencia y ha dejado a sus asesores y allegados transmitir sus opiniones, en las que no ha habido condenas expresas de los ataques contra israelíes.

Abás aseguró que su pueblo es partidario de la paz y subrayó que "tiene el derecho a defenderse a través de la resistencia pacífica y la lucha legal y política", pero "no permanecerá rehén de acuerdos que Israel no respeta", en alusión a los acuerdos de paz de Oslo, de los que el mes pasado ya se desvinculó en un discurso en la ONU y que desde 1993 han marcado la hoja de ruta del proceso de paz.

Afirmó que la paz, la calma y la seguridad no pueden alcanzarse sin el fin de la ocupación israelí y el establecimiento de un Estado palestino en las fronteras de 1967.

El Ejecutivo israelí de Benjamín Netanyahu ha acusado a Abás en repetidas ocasiones de instigar con su silencio el odio y las agresiones contra israelíes.

Analistas políticos consideran que Abás, consciente de que las protestas juveniles responden a la frustración de las nuevas generaciones ante la falta de un horizonte político y económico, es partidario de no reprimirlas, ante el temor de que se conviertan en un bumerán contra la clase dirigente partidaria de negociar con Israel.