El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados en España (ACNUR) ha expresado este miércoles su "preocupación por las manifestaciones de personas que pueden ser autoridad política o moral", como el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, en relación a los refugiados y llama a la "prudencia" y la "responsabilidad" a la hora de verter afirmaciones que pueden tener impacto en la opinión pública.

"Tenemos que ser muy prudentes con los mensajes que se lanzan en relación a colectivos extranjeros porque es muy fácil que la gente pueda malinterpretar la realidad y caer en generalidades. Tenemos bastante claro que los refugiados no son terroristas sino que vienen huyendo del terror. No son la amenaza, son amenazados", dice en declaraciones a Europa Press la portavoz del ACNUR en España, María Jesús Vega.

Comentaba así las declaraciones del arzobispo Cañizares que este miércoles se preguntaba si "esta invasión de emigrantes y de refugiados es del todo trigo limpio", afirmaba que su llegada puede ser "el caballo de Troya dentro de las sociedades europeas", planteaba "dónde quedará Europa dentro de unos años" y aseguraba que "muy pocos" son los realmente perseguidos.

Para la portavoz del ACNUR, en España, donde "el racismo y la xenofobia no han calado tan a fondo como en otros países de la Unión Europea, hay que ser muy prudente porque hay mensajes que pueden tener repercusiones muy negativas y afectar tanto a la percepción como al trato que se da a refugiados que ya en muchos casos se encuentran con hostilidades, actitudes agresivas y rechazo".

"Sin duda ninguna las cuestiones de seguridad son muy importantes y los Estados tienen la obligación de luchar contra el terrorismo pero esto no es incompatible con el respeto por los Derechos Humanos y la protección a los refugiados y por consiguiente, con el cumplimiento de las obligaciones que los países tienen en relación con el derecho internacional y de la UE que además, es vinculante", ha sentenciado.

Vega incide en que "ha sido impresionante y alentador" ver la respuesta de la sociedad española y sus instituciones, así como de "asociaciones religiosas de todos los credos y laicas que se están volcando en apoyar a los refugiados" y dice que "no se puede dar al traste con ello mediante afirmaciones o mensajes que pueden provocar verdaderamente un daño importante".

En cuanto a las 'dudas' del arzobispo sobre el futuro de Europa, la portavoz del ACNUR apunta que la crisis humanitaria lo que está poniendo en cuestión son los valores de la UE, desde la perspectiva de lo que aspira a ser. "Es esencial poder preservar los valores de tolerancia, respeto por la diversidad y la solidaridad, que son los principios que en definitiva, nos van a proporcionar las herramientas para podernos enfrentar a los retos presentes y futuros", afirma.

En esta línea, recuerda que los países "cada vez son más multiétnicos y multiculturales y con distintos credos y eso no sólo es inevitable sino positivo". "Hay que construir sociedades abiertas y tolerantes para responder positivamente a estos miedos a lo desconocido. Rechazar a las personas por su religión es la mejor publicidad que podemos hacer para quienes quieren captar adeptos para sus actividades terroristas. Esta es la gente que huye de ellos y estar dando argumentos de rechazo en este sentido es una excelente propaganda", ha añadido.

Consulta aquí más noticias de Valencia.