Paul Banks, de Interpol: "Decidí ser músico cuando escuché a Kurt Cobain"

  • Los neoyorquinos Interpol, compañeros de generación de The Strokes, regresan con nuevo disco, "Our Love To Admire".
  • "Llevo año y medio sin ver concierto y solo escucho hip hop", dice el cantante de la banda, Paul Banks, a 20minutos.es.
  • El grupo ha colado su single, "The Heinrich Maneuver", en el Top 20.
La banda neoyorquina Interpol. Paul es el segundo por la izquierda.
La banda neoyorquina Interpol. Paul es el segundo por la izquierda.

Encumbrados en plena oleada de éxito de The Strokes, los también neoyorquinos Interpol deslumbaron con un primer disco, Turn on the bright lights, en el que las influencias de Joy Division o The Jesus and Mary Chain eran patentes. Pasaron a la división de honor con Antics, en el que perfilaban su estilo pop de atmósferas oscuras y melodías penetrantes.

Ahora ha llegado la hora del siempre difícil tercer disco. Con Our Love to admire, el grupo se desmarca definitivamente de etiquetas y pasa a ser todo un referente en la escena independiente mundial. En un perfecto español, fruto de su juventud entre Espaá y México, el amable y enigmático vocalista de la banda, Paul Banks, atiende a nuestra preguntas en una soleada terraza madrileña.

Ha sido una suerte que pases por España. Siempre es mejor hablar en persona que por teléfono...

Desde luego. Odio el teléfono. No lo utilizo ni siquiera para hablar con mi novia ni mi madre, así que imagínate lo poco que me gusta contestar por teléfono cinco veces a las mismas preguntas. Prefiero venir a España y hacer la promoción en persona.

Hablemos de Our love to admire. ¿Qué sensación tienes ahora que el disco está acabado?

La palabra más apropiada es orgullo. Creo que ha quedado muy bien y representa un nuevo estado de madurez posadolescente. Escribimos todas las canciones a la vez durante ocho o nueve meses. En el caso de los discos anteriores, el proceso total de creación duró casi dos años. Al haberlo compuesto y grabado en menos tiempo, Our love to admire suena más como un disco, más compacto. Además hemos incorporado más tecnología, ordenadores y secuenciadores, por lo que Carlos ha compuesto los teclados al mismo tiempo que los demás, durante los ensayos. Ahora esas partes de teclado son esenciales, tienen más protagonismo que antes. Eso contribuye a un sonido más grande y sofisticado.

Ahora siento que somos mas propietarios de lo que hacemos, más dueños de nuestra música.

¿Cómo percibís vuestra evolución como grupo?

Creo que ha sido un proceso de madurez. Ahora siento que somos mas propietarios de lo que hacemos, más dueños de nuestra música. Tampoco hemos cambiado nuestro sonido, pero sí han crecido nuestra ideas y nuestra ejecución, y el resultado es más refinado. Somos mejores en todos los aspectos.

¿Qué buscáis transmitir con el nombre del nuevo disco, Our love to admire?

Es un título que toca el romanticismo, pero nos gusta que cada fan lo interprete como quiera. Hay una yuxtaposición muy fuerte entre el título del álbum y la portada.

Precísamente por ella iba a preguntar ahora. Os habéis decantado por una imagen agresiva (dos furiosas leonas atacando a un indefenso antílope)...

En términos de diseño, decidí que quería hacer algo con animales. Sam también había ido a un museo mientras estábamos escribiendo y me dijo "Mira, he ido al Museo de Historia Natural y me he plantado delante de un elefante enorme, y en mi cabeza sólo escuchaba el tema nuevo, Mammoth (mamut)". Conseguimos a un fotógrafo que había estado sacando fotos en el mismo museo, y cuando las vimos dijimos "guau, esto es lo que queremos". En términos de diseño nos mola mucho esa imágen, aunque no tiene mucho que ver con las canciones. Bueno, algunas quizá sí, pero es algo puramente evocador.

Hace años, en una entrevista, dijisteis que "las discográficas multinacionales tienen la capacidad de arruinar a las bandas". Ahora que estais en una (Capitol), ¿habéis cambiado de opinión?

Para nosotros fue importante estar en un sello pequeño mientras empezábamos. Pero ahora, que ya hemos establecido la identidad del grupo, está bien cambiar de sello, porque nadie va a intentar cambiar nuestro sonido. Seguimos teniendo todo el control sobre lo que hacemos, y ahora tenemos más oportunidades. Pero para un grupo joven, nuevo, sí puede causar problemas. El sello puede ir al estudio y decir "no quiero esto, sino aquello" y ese tipo de cosas.

Cambiando de tema, ¿qué opinas de la actual escena de Nueva York? Parece que es una cantera inagotable de grupos...

La verdad es que llevo un año y medio sin salir a ver conciertos. También sin escuchar rock, sólo hip hop. Ahora que ya no estoy escribiendo canciones me voy a estudiar el nuevo álbum de Arctic Monkeys, el último de los Strokes y demás. Me gustan mucho Cocorosie y TV on the Radio.

¿Y de hip hop?

Grabando este disco no he parado de escuchar Donuts, de Jay Dilla. Es increible.

Llevo un año y medio sin escuchar rock, sólo hip hop

¿Alguna banda española?

Mmm no, la verdad. Cuando estaba aquí triunfaban Héroes del Silencio (canturrea) Entre dos tieeerraaaaass estaaas... (risas).

Siempre se habla de Interpol como una banda americana que suena británica.

Para nosotros no significa nada. Cuando yo empecé a escuchar música, muy joven, no era el típico que decía "este grupo es de tal ciudad y tiene estas influencias" o "si te gusta este grupo, no te puede gustar este y tiene que gustarte este otro". Yo no sabía de dónde venían los grupos, simplemente me encantaba su música. Así que no veo las cosas así. Pero los medios siempre hablan de este tipo de cosas. Me siento orgulloso de ser de Nueva York y de formar parte de ese momento en la historia del rock que empezó con los Strokes.

¿Crees que su éxito ayudó a crecer a Interpol?

Sí, desde luego. Su éxito atrajo la atención a la ciudad. De todas formas a nosotros nos iba bien en Nueva York, ya llevábamos tres o cuatro años tocando. En nuestra primera gira por Europa todo el mundo nos preguntaba "sois de Nueva York, ¿conocéis a los Strokes?". Y nosotros contestábamos "no, ¿quiénes son esos?. Además, nuestro estilo dista mucho del suyo. Ambos hacemos mucho uso de la melodía, pero nosotros somos más oscuros. Su base está en la voz y el bajo, y la nuestra en la voz y las guitarras. Pero los respeto un montón.

No sé qué pasará con los sellos, pero la gente va a seguir necesitando la música

También habéis sido comparados hasta la saciedad con Joy Division. ¿Un honor o una carga?

La verdad es que no lo sé. La gente siempre puede decir lo que quiera. Lo que me molesta es que la gente diga "tus influencias son estas o aquellas". Pues no, no lo son. Mis influencias han sido Nirvana y Jane's Addiction, y no sonamos nada a ellos. Por otra parte, yo sólo soy una cuarta parte del grupo. A Carlos le encanta Depeche Mode y New Order, por ejemplo. Y aunque dicen que yo canto como alguno de sus cantantes, yo nunca escuché a esos grupos. Tampoco trato de cantar como Kurt Cobain, por todo el respeto que le tengo. Éscucharle fue lo que me motivó a querer hacer música.

El disco ha salido el 14 de julio, pero estaba antes en Internet. ¿Qué os parece esto?

No nos gusta, pero no en términos de ventas, sino porque creo que la anticipación a la salida de un disco no es algo bueno para la música. Es importante, como tradición, esperar a tenerlo y ver el arte. No creo que sea justo quitar al artista la capacidad de decidir cómo y cuándo presenta su obra. Es como ir sin permiso al estudio de un pintor antes de que abra la exposición. Si eres fan del artista, deja que él te muestre su obra como él quiera. Pero bueno, en términos de ventas no me preocupa, y de hecho como promoción siempre es bueno. Las nuevas tecnologías pueden ser muy positivas. Yo, por ejemplo, compro siempre en Itunes, porque siempre pierdo los cds. Lo único que le falta es poder tener las letras, para poder ir viéndolas en el metro en tu Ipod, por ejemplo. Me imagino que no tardarán en hacerlo.

Wilco han vendido la mitad de su nuevo disco a Volskwagen para seis anuncios. ¿Haría lo mismo Interpol por una buena suma de dinero?

Interpol es un grupo democrático, y por lo tanto habría que acatar la decisión que tomáramos. Pero yo votaría que no. Una vez vi una canción de Nirvana en un anuncio de videojuegos y me dio nauseas. Era una de las mejores canciones de Nevermind y significaba demasiado para mí. Me molesta mucho, pero es mi opinión.

¿Cómo ves el futuro de la música y los sellos discográficos, con toda la revolución de Internet?

La gente va a seguir necesitando música. No sé qué pasará con los sellos, pero los grupos seguirán ganandose la vida en los conciertos. Pero viene un cambio grande, y creo que los sellos tendrán que adaptarse.

Por último, ¿qué es lo mejor y lo peor de tener un grupo?

Lo peor la promoción y las entrevistas (risas). No hombre, sé que es necesario y me siento muy privilegiado, pero en mi personalidad no va mucho hablar sobre la música que hago. Preferiría hablar de otra música. Lo bueno es todo lo demás. Vivir de la música siempre ha sido mi sueño, y ahora se ha cumplido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento