La comunidad autónoma de Castilla y León se ahorrará el próximo año un total de 75,4 millones de euros en intereses, lo que representa un 18,6 por ciento respecto a 2015, por los ahorros asociados al Fondo de Facilidad Financiera (FFF) y que se concedió a un tipo del 0 por ciento, a la refinanciación del Fondo de Pago a Proveedores y a las operaciones sustitutivas de la deuda que se van a pagar más baratas. En total, Castilla y León pagará el próximo año 330,23 millones de euros en intereses de endeudamiento.

Según ha adelantado el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, en la presentación del proyecto de Presupuestos de la Comunidad para 2016, esa "significativa" reducción de 75,4 millones de euros del gasto de intereses de la deuda se destinarán a otras políticas de gasto "mucho más sensibles y urgentes" desde el punto de vista social. Herrera ha significado que este hecho sirva "por fin" para aumentar el gasto y lograr más cotas de bienestar.

No obstante, ha explicado que Castilla y León volverá a recurrir al recurso del endeudamiento ante la "imposibilidad" de cubrir todas las necesidades de gasto con las fuentes de financiación ordinarias, si bien ha destacado el descenso del 28,56 por ciento de las operaciones financieras que alcanzarán los 1.111,5 millones de euros —el 11,29 por ciento de los ingresos—, "en gran medida por la renuncia a incluir las ayudas reembolsables del BEI al sector empresarial".

Además y "en coherencia" con el objetivo de déficit del 0,3 por ciento la deuda pública nueva se ha limitado a 225,45 millones, un 55,35 por ciento menos, mientras que la de reposición se sitúa en 817,3 millones, un 8,04 por ciento más.

También se incluyen 36,3 millones de reintegros de préstamos financieros y otros 32,4 millones de créditos del Ministerio de Economía y Competitividad que serán gestionados por la Consejería de Economía y Hacienda para apoyar proyectos emprendedores y empresas, "en especial de carácter innovador y dirigidos a la internacionalización".

Por su parte, el total de las operaciones no financieras asciende a 8.732 millones de euros, un 4,39 por ciento más que en 2015, de las que 8.237 millones responde a operaciones corrientes (5,53 por ciento más) y 494,95 millones a operaciones de capital (-11,50 por ciento).

El grueso de los ingresos de 2016 llegará del modelo de financiación o entregas a cuenta que alcanzará los 5.911,85 millones de euros, un 7,16 por ciento más que en 2015, una "mejora puntual", según ha reconocido el presidente de la Junta que ha achacado este incremento a la "sensible" mejora de los recursos del sistema en 2014, para insistir en sus críticas a la "clara insuficiencia" del actual modelo cuya pronta revisión ha vuelto a reclamar.

A este aumento de las entregas a cuenta ha contribuido el crecimiento del 3,41 por ciento de lo percibido por IVA, que alcanza los 1.844 millones de euros, mientras que la rebaja del IRPF de 2015 se refleja en una recaudación de 1.740 millones por este impuesto, el 1,96 por ciento menos, "si bien se trata de una minoración muy modesta -34,7 millones- teniendo en cuenta que dejó 150 millones de euros en manos de los contribuyentes", ha precisado Herrera.

En este apartado ha hecho especial mención a la subida del 1,54 por ciento de los Impuestos Especiales (que aportan 868,7 millones) y al tramo estatal del Impuesto sobre Hidrocarburos, que crece el 0,9 por ciento hasta los 527,1 millones. Por su parte, el Fondo de Garantía de los Servicios Públicos añade 802 millones y el Fondo de Suficiencia otros 413, con caídas del 1,6 y del 0,9 por ciento en cada caso.

En cuanto a los tributos tradicionales y propios dejarán 770,2 millones de euros en las arcas autonómicas, un 2,37 por ciento más, con la "novedad absoluta" de los 25 millones que llegarán vía Impuesto sobre los Depósitos de las Entidades de Crédito.

En el caso del Impuesto de Sucesiones se prevé una subida del 2,36 por ciento, hasta los 196,5 millones de euros, mientras que se mantiene la recaudación de 110 millones presupuestada en 2015 por Actos Jurídicos Documentados. Herrera ha augurado que la recuperación del mercado de la vivienda de segunda mano aumentará un 17,65 por ciento la recaudación del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales hasta los 200 millones.

Además, por quinto año consecutivo Castilla y León opta por cobrar el Impuesto sobre el Patrimonio a través del que se exige "una mayor contribución a los que más tienen" y que ingresará 41,2 millones de euros, al igual que en 2015. Finalmente, la tarifa autonómica del Impuesto sobre Hidrocarburos aportará 5 millones de euros correspondientes a los últimos meses de 2015 ya que en 2016 desaparecerá definitivamente.

El resto de los recursos no financieros suman 2.050,2 millones de euros, un 2,16 por ciento menos, donde se mantienen los 923,8 millones de la Política Agraria Común (PAC), con 563,5 millones de transferencias del Estado, el 5,22 por ciento más; 226,2 millones de euros de fondos de la UE, que caen el 8,5 por ciento ante la imposibilidad de presupuestar fondos del marco de programación 2007-2013.

Según ha recordado el presidente de la Junta, en los presupuestos de 2015 todavía concurrieron fondos de ese anterior marco. En este punto, ha informado de que "en breve" se aprobará el programa operativo del Fondo Social Europeo, que es el único pendiente en estos momentos.

El resto de estos recursos responde a una partida de otros ingresos por valor de 336,6 millones, un 13,47 por ciento menos, derivados de precios públicos, prestaciones de servicios, reintegros y operaciones patrimoniales.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.