Operario de Tragsa
Un operario de Tragsa carga un camión con una bolsa de basura tras la salida de los camiones de esta empresa pública para cumplir con los servicios mínimos de la huelga de limpieza en Madrid. EFE

El Tribunal Supremo ha avalado este miércoles el despido colectivo acordado por la empresa pública Tragsa, que extinguió los contratos indefinidos de 726 trabajadores por razones económicas, productivas y organizativas con una indemnización de 20 días por año, la fijada por la ley para este caso.

El fallo del Supremo corrige la decisión de la Audiencia Nacional que el año pasado anuló el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de la Empresa pública de Transformación Agraria (Tragsa).

La Audiencia estimó la demanda de los sindicatos y comités de empresa, quienes impugnaron el ERE por la forma en la que fueron escogidos los empleados que iban a ser despedidos, entre otros motivos. Las empresas Tragsa y Tragsatec recurrieron en casación ante el Tribunal Supremo.

Fallo por "unanimidad"

El Tribunal Supremo ha enviado un comunicado a los medios en el que detalla que el Pleno de la Sala Cuarta, en sesión celebrada este miércoles, ha acordado por unanimidad "aunque con votos particulares concurrentes, estimar el recurso de casación de las empresas y declarar el despido colectivo ajustado a derecho".

Añade que, tras analizar la regulación del despido colectivo, "no concurren en el presente supuesto los requisitos para apreciar que haya existido grupo irregular de empresas y que no tiene en el caso responsabilidad solidaria la filial Tragsatec".

La Sala indica que "ante la inspección de trabajo y en el acuerdo finalmente no ratificado, la representación laboral estimó suficiente la documentación aportada y que no es necesario aportar justificación adicional de la causa organizativa cuando se reduce el número de afectados".

Por otra parte, señala que "son suficientes los criterios de selección, no cuestionados durante la negociación, si están referidos a un cuadro geográfico y funcional de amortización de puestos de trabajo". Y considera que, "en ellos, se respetaron además los criterios constitucionales de mérito y capacidad".

En el texto asegura que "no es discriminatorio que el despido afecte solo a personal fijo y no a los contratados temporales".

Nada más conocerse el fallo, el sindicato CSIF ha mostrado su "disgusto" y "preocupación" por la decisión del Tribunal Supremo sobre el despido colectivo en Tragsa, ante la "incertidumbre que genera sobre un colectivo que supera los 1.600 trabajadores" y ha apelado al "sentido común" para alcanzar una solución negociada.