El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha cerrado su intervención en el debate de política general afirmando, con "rotundidad", que Galicia "no es deudora de nadie ni se ve en la obligación de resarcir a nadie por no se sabe qué ofensa", antes de reafirmarse en que no aceptará "privilegios" a Cataluña.

En un contexto marcado por las recientes elecciones catalanas y con el debate territorial como foco del debate político estatal, el presidente ha vuelto a reivindicar a una Galicia, con sus características diferenciales, dentro de España, en el marco del Estado de las Autonomías.

Convencido de que sería "erróneo e incluso peligroso" desentenderse de procesos que "atentan contra la estabilidad institucional" de la que forma parte Galicia, ha garantizado que su Gobierno siempre estará "al frente o al lado de aquellas iniciativas que mejoren el sistema vigente". Todo ello, "empezando, desde luego, por la financiación autonómica".

Dicho esto, se ha reafirmado en que la comunidad no podrá aceptar "privilegios" que conducirían de nuevo a aquel "agravio comparativo" que quiso restringir el Estatuto de Autonomía. "Si 'aldraxe' —ultraje— fue aquello, 'aldraxe' será esto", advirtió, para añadir que Galicia no es "deudora de nadie".

"Esa misma firmeza nos sirve para no incurrir en el error y en la injusticia de confundir a un pueblo hermano con alguno de sus dirigentes, proclamó, antes de agregar que "Cataluña también es parte de nosotros", al respecto de lo que ha evocado a los "emprendedores" catalanes que impulsaron la industria de Galicia y a los gallegos que contribuyeron a "labrar la riqueza" de la Comunidad catalana.

No "ensimismarse" en falsos mitos

Así, en los últimos compases de su intervención, el mandatario autonómico se ha referido a que el debate de este miércoles "coincide con la abrupta manifestación de las consecuencias que tiene para esa comunidad hermana un tipo de política que responde más al intento de huir de la realidad que a la decisión de enfrentarse a ella".

Por ello, Feijóo ha advertido de que "la historia enseña el resultado de este tipo de liderazgos". "En el mejor de los casos, conduce a la decadencia de países que quedan ensimismados en falsos mitos", alertó.

"recuperación gallega"

Feijóo ha culminado su discurso con la reivindicación de que "hubo respuesta gallega a la crisis y por eso ahora se avanza hacia una recuperación también gallega".

"Todos los gallegos son imprescindibles. No hubo divisiones, entre nosotros ni enfrentamientos con pueblos hermanos, sino que preferimos apoyarnos los unos a los otros", sentenció el presidente, quien previamente había defendido que Galicia "no proclamó la independencia de España, en la que se siente libre", sino de "un destino que parecía condenar a ser eternamente víctimas de la crisis".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.