El consejero de Fomento y Medio Ambiente de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha reclamado que el conflicto laboral entre los trabajadores de las Brigadas de Refuerzo de Incendios Forestal (BRIF) y la empresa contratante Tragsa se resuelva rápido y cuanto antes, así como termine con "las mejores condiciones" para los empleados.

El responsable autonómico, quien se ha reunido por primera vez en la capital segoviana con su alcaldesa, Clara Luquero (PSOE), ha indicado que este conflicto atañe a una empresa pública de la Administración General del Estado y que el Gobierno regional no puede inmiscuirse en este tipo de problemas, aunque ha reconocido que a la Junta le interesan las condiciones de los trabajadores de las BRIF, que colaboran con los medios estatales cuando es necesario.

Por ello, ha pedido que el conflicto se solvente de la forma más rápida y con la conformidad de ambas partes. En declaraciones recogidas por Europa Press, ha recordado que existen mecanismos legales para hacer que este termine si no se llega a un acuerdo, si bien ha confiado en que se alcance tal acuerdo y que este incluya las mejores condiciones de los trabajadores por el "impagable servicio" que hacen para la protección de los castellanoleoneses y de todos los españoles.

Integrantes de las BRIF han iniciado este miércoles una marcha entre Valladolid y Madrid en siete etapas con la que pretenden reivindicar mejoras laborales y salariales. Está previsto que los participantes lleguen el día 20 a Madrid, donde se celebrará una concentración ante el Ministerio de Agricultura, Medio Ambiente y Alimentación y se prevé mantener una reunión con su responsable, Isabel García Tejerina.

Consulta aquí más noticias de Segovia.