Mejorar el prestigio social de la Formación Profesional (FP), adecuar su oferta formativa a las necesidades reales del mercado, colaborar con los agentes estratégicos y sectores productivos, desarrollar la internacionalización de la formación a través de los programas de movilidad e impulsar la innovación son los cinco ejes fundamentales que adoptará la Consejería de Educación de la Junta andaluza para hacer de la FP una herramienta "fundamental" que garantice el éxito académico y profesional de los jóvenes andaluces y sus posibilidades de encontrar un empleo.

Así lo ha señalado la consejera de Educación, Adelaida de la Calle, en la Comisión de Educación del Parlamento andaluz, apostando en este sentido por una FP "flexible y viva" capaz de adaptarse al entorno y a la empresa. De la Calle ha explicado que es "una necesidad" dar un giro a la Formación Profesional andaluza para que aumente el número de técnicos intermedios competitivos y, de esta manera, incrementar la empleabilidad de los jóvenes, tal y como marca la Estrategia Europa 2020.

Durante su intervención, en una comparecencia a petición de todos los grupos políticos, la titular de Educación ha informado de las cinco medidas que desarrollará la Consejería de Educación. Así, ha afirmado que uno de los objetivos es mejorar el atractivo y prestigio social de la FP. "Estas enseñanzas deben tener identidad y reconocimiento por sí mismas y no ser consideradas como unos estudios de segundo nivel respecto a la formación universitaria", ha destacado. No obstante, ha aclarado que sí es necesario promover puentes en ambos sentidos, de manera que el alumnado de FP tenga una vía de entrada a la universidad y los universitarios también la tengan a la FP.

Respecto a la adecuación y actualización de la oferta formativa, la consejera ha subrayado que es imprescindible diseñar un modelo "que sirva como herramienta para una planificación de la oferta pegada al terreno, a las vocaciones y a los recursos limitados que tenemos".

Así, Educación incrementará la oferta de plazas de FP Inicial de mayor demanda, como son los sectores relacionados con la sanidad, los servicios socioculturales, transportes y mantenimiento de vehículos y las energías renovables. Además, se tendrá en cuenta la oferta que, según diferentes estudios, sería necesaria en Andalucía, como las TIC y la economía digital, la salud y el bienestar social, la agroindustria y alimentación saludable, entre otros. Para ello, se optimizarán los recursos existentes y se implementará una oferta parcial de módulos profesionales.

La consejera ha recordado que este curso se han ofertado un total de 76.972 plazas de 2.671 ciclos formativos. En concreto, hay 39.120 plazas en 1.221 ciclos formativos de Grado Medio y 26.380 plazas en 862 ciclos formativos de Grado Superior. Asimismo, la oferta parcial en modalidad presencial cuenta este curso con más de 4.000 plazas, además de los puestos escolares de las modalidades a distancia y semipresencial.

Otro de los ejes en la FP es la conexión de esta formación con el entorno productivo y con la empresa. En este sentido, De la Calle ha informado de que 37.214 alumnos realizaron el curso pasado Formación en Centros de Trabajo (FCT), que son las prácticas que hacen los estudiantes en empresas. La consejera ha destacado también la FP Dual o en Alternancia que permite una formación doble para el alumnado en dos espacios distintos: el centro educativo y el empresarial. Este curso hay 110 proyectos de FP Dual en 77 centros educativos, lo que permitirá a más de 1.500 alumnos formarse en un modelo abierto y en colaboración con más de un millar de empresas.

La internacionalización de la formación es otro de los objetivos del nuevo modelo de FP que contribuye a la mejora de la formación, el aprendizaje y la transferencia de las prácticas innovadores. Este curso se ofertan 60 plazas para realizar las prácticas en otros países de la Unión Europea, así como 94 plazas del proyecto Erasmus+ y otras 320 de movilidad a través de proyectos propios de centros.

Asimismo, la Consejería va a impulsar la oferta bilingüe en todos aquellos ciclos formativos relacionados con sectores profesionales en los que la adquisición de competencias en lenguas extranjeras supongan un aumento de la empleabilidad de los titulados.

La última de las líneas de trabajo es mejorar la capacidad de innovación y emprendimiento en la FP. Para ello, la Consejería impulsará la generación de proyectos empresariales en las tecnologías esenciales, como por ejemplo nanotecnologías o biotecnologías. La consejera ha adelantado que se fomentará la Red de Centros Integrados como centros referentes para el tejido productivo en investigación, innovación y calidad, con potentes servicios de orientación profesional.

Por último, Adelaida de la Calle ha subrayado que con este nuevo modelo se quiere construir una estructura de FP sólida, eficaz, sostenible e integradora capaz de dar respuesta a las necesidades de cualificación que necesita el tejido productivo.

Fp básica

Por otro lado, la consejera se ha referido a la FP Básica como un "obstáculo" para la hoja de ruta que se ha marcado la Consejería para la Formación Profesional. Así, ha afirmado que la FP Básica "es un callejón sin salida para miles de jóvenes, no titula, es de un coste inasumible y además es segregadora".

Durante su intervención, ha subrayado que mantener un alumno en la FP Básica cuesta más que mantener a un alumnos de grado universitario, de media más de 6.000 euros, según los datos aportados por el propio Ministerio. Asimismo, de los 8.538 alumnos matriculados en la FP Básica en el curso pasado, el 52 por ciento no promocionó, y de éstos, casi el 38 por ciento abandonó y repitió el 14 por ciento.

La consejera ha lamentado que la reforma educativa impone la FP Básica, "que acapara grandes recursos económicos, cuando lo que se necesita son recursos para impulsar los ciclos de grado Medio y Superior con competencias de acuerdo con los entornos, con un contenido fijo y variable a lo largo del tiempo".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.