La ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, ha asegurado que la política de agua es una de las "muchas razones para estar orgulloso" de este Gobierno porque "defender la cohesión territorial es defender la bandera de España".

Así lo ha asegurado en una entrevista en 13TV recogida por Europa Press en la que ha manifestado que en materia de agua, por ejemplo, es donde se ve "si España es algo más que el decorado de un escenario" y donde se ve si se defiende de verdad la bandera de España, la igualdad de los españoles y la cohesión territorial".

A su juicio, una de "muchas razones para estar orgulloso de este Gobierno" es el tema del agua, porque, con el trasvase Tajo-Segura el Gobierno del PP "ha demostrado" que el agua puede servir para llevar riqueza, solidaridad interterritorial y dejar recursos "allá por donde transcurre el agua". "Cuando se quiere, se llega a acuerdos que a todos benefician", ha aseverado.

En este contexto, ha subrayado que con la regulación del trasvase "por ley", la que más ha ganado es la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha porque se ha subido el mínimo de agua embalsada en los pantanos de 240 a 400 hectómetros cúbicos graduales —este año son 304 hm3— a partir de la cual no se produce trasvase de agua a Murcia.

Además, ha insistido en que Castilla-La Mancha "ha ganado seguridad" y va a tener más agua. Tejerina ha defendido también que el plan hidrológico aprobado da unos caudales ecológicos "más importantes a lo largo de todo el Tajo". "Hemos cuidado el medio ambiente, hemos cuidado a Castilla-La Mancha ha ganado seguridad, pero al mismo tiempo hemos cuidado a Murcia a Valencia y Andalucía que se benefician de este trasvase, porque les hemos dado seguridad jurídica", ha apostillado.

La ministra cree necesario saber cuándo se va a trasvasar agua y, por ello, se han aceptado unas "normas de juego" basadas en criterios técnicos "transparentes y objetivas" y saber cuando habrá agua sin que dependa de decisiones "arbitrarias, como pasaba antes".

"En materia de agua se puede llegar a pactos, acuerdos, a consensos, cuando crees en España vertebradas y con una cohesión territorial y entonces es cuando de verdad la bandera de España cuenta", ha reiterado.

La ministra ha recordado los "incumplimientos" en política de agua que el Gobierno se encontró en 2012 porque el agua "estaba absolutamente abandonada", se había gastado 1.400 millones de euros en hacer una desaladora y 140 millones en los estudios técnicos para aprobar los planes de cuenca, sin que se aprobara uno solo.

"Con 140 millones se hacen 2 o 3 embalses y nosotros con 3 millones hemos sido capaces de aprobar el primer ciclo y en diciembre aprobaremos los Reales Decretos del segundo ciclo de planificación", ha reprochado al Ejecutivo predecesor.

Como resultado de esta legislatura, la ministra ha dicho que el beneficio para España de cumplir con Bruselas es "importante" porque vuelve a ser "creíble" y cuando se vuelva a legislar en materia de agua se contará con la opinión del país.

En definitiva, ha asegurado que España cumplirá con las obligaciones con la Unión Europea en materia de ríos porque ya se conocen las necesidades del río, las medioambientales y las de infraestructuras. Por ello, ha señalado que se podrá empezar a trabajar en un "gran pacto nacional" del agua con "espíritu de escuchar todas las opiniones" y llegar a acuerdos que "son posibles".

Cambio climático

Por otro lado, ha defendido que otra de las cosas "importantes" de esta legislatura ha sido la modificación de la política de cambio climático, de modo que ya no se destinan 770 millones de euros de los españoles gastados en la compra de créditos de carbono, sino que ahora se basa en dedicar el dinero a inversiones en España que generen empleo para cambiar el modelo productivo de tal manera que sea un modelo bajo en carbono sin emisiones de gases de efecto invernadero. "El dinero ya no lo dedicamos a comprar crédito sino a fomentar inversiones en España que cambien el modelo productivo", ha dicho.

Por otro lado, la ministra ha mostrado su convencimiento de que medio ambiente y desarrollo económico "pueden ir de la mano". "En cambio climático este Gobierno lo ha mostrado clarísimamente", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Toledo.