El secretario general de CCOO, José Luis Gil, ha instado al Gobierno regional a que abra "de inmediato y con carácter de urgencia" una mesa de negociación para dotar a la región de un plan en materia de salud laboral, "perfectamente definido y dotado presupuestariamente, para reducir y parar la escalada de la siniestralidad laboral".

En rueda de prensa junto a la secretaria regional de Salud Laboral de CCOO de Castilla-La Mancha, Raquel Payo, Gil ha recalcado que "para CCOO el mini-plan en materia de salud laboral en vigor con el Ejecutivo del PP caducó el 24 de mayo cuando por voluntad popular se cambió el gobierno".

Por tanto, "es imprescindible que el Gobierno de Emiliano García-Page y, en particular, la consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, abran de inmediato una mesa de negociación que permita dotar a Castilla-La Mancha de un plan de salud laboral consensuado con los agentes sociales. No cabe más dilación hay un plan que ya ha caducado, a pesar de que algunos defiendan su vigencia", ha informado CCOO en nota de prensa.

Gil se ha mostrado convencido de que el nuevo Gobierno, "que seguro tendrá más sensibilidad que el anterior", atenderá esta demanda de CCOO y "de inmediato convoque con carácter urgente a los agentes sociales para negociar de manera singular un plan de actuación, perfectamente definido y dotado presupuestariamente, para lo que queda de 2015 y para empezar con buen pie 2016".

"Salvar la vida de la gente es cuestión de dinero, para esto tiene que haber presupuesto, no cabe escudarse en los problemas económicos, que los hay, ni tampoco en la actitud de Hacienda, que puede ser cicatera. Para preservar, prevenir y evitar la muerte en las empresas de la región tiene que haber dinero. Hemos cambiado de gobierno y de políticas en la región y esto tiene que notarse", ha señalado.

ANTECEDENTES

CCOO de Castilla-La Mancha ha elaborado un estudio sobre la evolución de la accidentalidad en la región entre 2007 y 2015. Ochenta personas fallecieron en la región en accidente laboral en 2007. En aquel momento, CCOO, planteó "que era imprescindible hacer pública la lista de los empresarios incumplidores que permitían que la gente muriera en sus centros de trabajo"·, y demandó que la Fiscalía actuara penalmente con ellos.

Fruto de aquellas reivindicaciones y movilizaciones nació el Acuerdo Estratégico para la Prevención de Riesgos Laborales en Castilla-La Mancha 2008-2012 que contribuyó a que pudiéramos salvar muchas vidas de forma paulatina.

En aquel momento, al igual que ahora, hubo gente que "denostó aquel acuerdo y lo calificó como foto-plan", ha recordo Gil, quien ha reivindicado que "detrás de aquella foto había presupuesto para salvar la vida de la gente, y siempre que detrás de una foto haya algo que salve vidas, CCOO lo va a firmar sea quien sea la contraparte. Ya me hubiera gustado firmar con Cospedal mil fotos y que detrás de ellas hubiera presupuesto para salvar vidas".

Gracias a este acuerdo y a la inversión en salud laboral hubo un descenso de la siniestralidad laboral en la región hasta 2013, momento en el que "con el Gobierno del PP comenzó a aumentar de manera espectacular", ha recalcado Gil, quien ha añadido que "cuando se invierte en salud laboral y en prevención de riesgos laborales hay una bajada de la accidentalidad y la siniestralidad, mientras que cuando se es cicatero con la prevención y solo se hace propaganda se incrementa esta lacra social".

"A pesar de los disparates y la falta de sensibilidad del Gobierno anterior, 2014 finalizó con 22 muertos, una cifra inferior a la de 2007 (año en el que la situación económica de la región era mucho mejor y había más población activa), pero muy preocupante. Una sola víctima es razón suficiente para actuar frente a la siniestralidad laboral", ha concluido Gil.

Por su parte, Payo ha alertado de que Castilla-La Mancha "está a la cabeza en materia de siniestralidad laboral", es la segunda comunidad autónoma, por detrás de Baleares, con mayor índice de incidencia, esto es, "el número de accidentes por cada 100.000 trabajadores y trabajadoras".

En la región en 2014 se produjeron 3.654 accidentes por cada 100.000 trabajadores, 600 más que en la media del país cuyo índice de incidencia fue de 3.058 accidentes por cada 100.000. Todas las provincias tienen un índice superior a la media nacional, destacando Toledo (3.979) y Guadalajara (4.205), la provincia española con la tasa más alta de accidentes.

Asimismo, la secretaria regional de Salud Laboral ha denunciado "la infradeclaración" de enfermedades profesionales en la región. En 2014 Castilla-La Mancha con 497.185 personas afiliadas a la Seguridad Social se reconocieron 200 enfermedades profesionales, sin embargo en Navarra con menos de la mitad de cotizantes (211.518) se declararon el triple de enfermedades, 629.

Por ello, una de las reivindicaciones de CCOO que debe recoger el nuevo acuerdo de salud laboral es dar una formación adecuada a los médicos de atención primaria para que deriven a las mutuas las enfermedades que tengan un origen laboral, para que puedan ser reconocidas como tal y evitar así el colapso y el coste que supone tratar estas enfermedades en el sistema público de salud, ha concluido Payo.

Consulta aquí más noticias de Toledo.