"Cuando vi las comunicaciones me quedé perplejo; no es una cosa habitual ni muchísimo menos". Así lo ha señalado el rector de la Universidad de Cantabria, José Carlos Gómez Sal, en relación a la reclamación presentada por un profesor de la Universidad de Bolonia que denuncia haber recibido presiones de un catedrático de la UC, a través de diferentes correos electrónicos, para que no optara a la plaza de ayudante de doctor porque la habían convocado para su ayudante, al que le ha sido adjudicada.

Después de que El País difundiera este martes el contenido de esos correos electrónicos, el rector ha reconocido hoy que le crea un "profundo desasosiego" que la UC esté en los medios de comunicación por un tema como éste cuando es "una de las más activas en captación de recursos humanos y en abrir sus puertas" a nuevos investigadores.

"Me sorprende muchísimo que hubiera ese tipo de comunicaciones, no me parece una práctica normal y así se lo ha manifestado al propio profesor", ha dicho Gómez Sal en alusión al catedrático de Derecho Eclesiástico Joaquín Mantecón, que fue alto cargo del Ministerio de Justicia durante el Gobierno de José María Aznar.

El rector, que no ha querido dar detalles sobre lo que ha hablado con el autor de los correos porque son "conversaciones particulares",

ha confirmado que este martes, 13 de octubre, se recibió vía correo postal una reclamación de José Ignacio Alonso contra la propuesta de adjudicación de la plaza de ayudante de doctor en Derecho Eclesiástico, una plaza que -ha puntualizado- es "no permanente" y, por tanto, tiene "una duración definida".

La Universidad ha abierto diligencias de información y ha dejado el caso en manos de los servicios jurídicos, que según ha destacado el rector, son los que tienen que señalar las consecuencias que se puedan derivar tanto en lo que se refiere a la adjudicación de la plaza como en otro tipo de acciones que haya que tomar.

En todo caso, Gómez Sal ha insistido en que la UC tiene una política de captación de talento activa y "no es una universidad que esté mirándose a sí misma o que se distinga por ser una universidad cerrada, sino todo lo contrario".

En este sentido, ha defendido que la UC ha sido una de las universidades que ha propuesto por primera vez la plantilla de investigadores "y así se pudieron contratar personas que no tenían nada que ver con la UC y están dando un gran rendimiento".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.