El proyecto de ordenanzas fiscales pergeñado por el Gobierno socialista del Ayuntamiento de Sevilla para 2016 "congela absolutamente" el impuesto de bienes inmuebles (IBI) en el caso de las viviendas, lo sube para 4.604 inmuebles de uso no residencial, rebaja las plusvalías, baja un cuatro por ciento el tipo impositivo del Impuesto de Instalaciones y Obras (ICIO), congela el sello del coche y sube el impuesto sobre actividades económicas (IAE).

El coordinador del área municipal de Hacienda, Ignacio Pérez Royo, el concejal del ramo, Joaquín Castillo, y la gerente de la Agencia Tributaria, Eva Ávila, han presentado este miércoles, en rueda de prensa, la propuesta de ordenanzas fiscales para 2016.

La rueda de prensa ha sido celebrada después de que Ciudadanos avisase de que el Ayuntamiento había solicitado una revisión al alza, en concreto del diez por ciento, sobre el valor catastral de todos los inmuebles de la ciudad, avisando así de un "catastrazo" con efectos en el IBI. Ignacio Pérez Royo, en ese sentido, ha negado tal extremo y ha explicado que aunque ciertamente el Gobierno municipal socialista ha solicitado un alza del diez por ciento en los valores catastrales de los inmuebles de Sevilla, el recibo del IBI quedará "absolutamente congelado" en el caso de los inmuebles residenciales, dado que el alza del valor catastral será amortiguada con una rebaja del tipo nominal de este gravamen del 0,8067 por ciento al 0,733 por ciento, siempre en el caso de las viviendas.

Así, ha expuesto un ejemplo según el cual una vivienda con un valor catastral de 50.000 euros y que pagaría un IBI de 403 euros este año, pagaría la misma cuantía en 2016 pese a que su valor catastral se elevase a 55.000 euros, dado que la rebaja del tipo nominal del gravamen absorbería el alza del valor catastral.

Inmuebles de uso no residencial

Distinto es el caso de los inmuebles de uso no residencial, donde en determinados casos, las nuevas ordenanzas no reducen el tipo nominal del gravamen e incluso lo suben levemente, para el diez por ciento de los inmuebles con los valores catastrales más altos. Con 4.472.054 inmuebles urbanos contabilizados en Sevilla, este supuesto afecta a 4.604 inmuebles de uso no residencial, en concreto 2.422 de los más de 24.000 inmuebles de usos comerciales, 464 grandes garajes y aparcamientos, 79 espacios de ocio, 603 fincas de uso industrial, 15 de uso deportivo, 991 de uso de oficinas, 20 de usos sanitarios y diez edificios singulares. Para estos 4.604 inmuebles, se aplicará una subida del tipo de gravamen del 1,0954 al 1,15 por ciento.

A tal efecto, Ignacio Pérez Royo y Joaquín Castillo han defendido que esta subida del IBI afectará sólo al 0,97 por ciento de los contribuyentes, que se corresponden con el diez por ciento de los inmuebles de uso no residencial con los valores catastrales más altos. Al respecto, identifican este cerca del uno por ciento de contribuyentes con "grandes superficies" y grandes propietarios de suelo, descartando efectos sobre el pequeño y mediano comercio. En paralelo, se suprime la aplicación de la tasa de basura en el caso de los locales sin actividad.

Sobre el Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU), la conocida como plusvalía, han anunciado una rebaja de su coeficiente desde el 29,5 por ciento al 26,8 por ciento para "absorber la subida del valor catastral" de los inmuebles, tras lo cual Ignacio Pérez Royo ha explicado que si en 2015 un propietarios pagaría 5.310 euros por vender una vivienda con un valor catastral de 30.000 euros, en 2016 pagaría 5.306 euros por la misma operación.

En cuanto al Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM), queda "congelado" en todos sus supuestos, al igual que la tasa por entrada de vehículos que grava los vados permanentes, toda vez que en el Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO), el tipo impositivo baja del 3,85 al 3,7 por ciento, una rebaja general del cuatro por ciento "porque financieramente nos lo podemos permitir".

Sube el iae

Por lo que respecta al impuesto sobre actividades económicas, el IAE, aplicable sólo a empresas cuya facturación anual alcance el millón de euros, es decir 3.615 empresas de Sevilla, el "coeficiente de situación o de calle", el único de competencia municipal, sube un 15 por ciento. En ese sentido, Ignacio Pérez Royo ha explicado que las tarifas del impuesto, reguladas por el Estado, "llevan congeladas desde 1996", mientras que el IPC acumulado entre ese año y 2015 se ha incrementado un 55,1 por ciento, con lo que las cuotas del IAE en euros habrían caído un 28 por ciento sólo en los últimos 12 años.

No obstante, el coordinador del área de Hacienda ha esgrimido que las empresas afectadas por esta subida del IBI pueden mitigar el impacto de la medida mediante su "deducción" en el impuesto de sociedades.

En paralelo, Ignacio Pérez Royo ha anunciado que la propuesta de ordenanzas fiscales incorpora, de forma pionera, una nueva ordenanza "de medidas de solidaridad, impulso de la actividad económica y fomento del empleo", Dicha ordenanza mantiene y reordena las bonificaciones ya vigentes en el cuadro tributario y suma unas "ayudas directas" a los usuarios de los servicios sociales comunitarios en situación de exclusión social o en riesgo de tal estado, para afrontar los gastos de alimentación, ropa, alquileres o suministros básicos.

"vacaciones fiscales"

Del mismo modo, figuran bonificaciones para las viviendas protegidas en el IBI y el ICIO, así como bonificaciones para familias numerosas en el IBI o en la tasa por la prestación de servicios urbanísticos. En materia de impulso económico, media una suerte de "vacaciones fiscales" durante los primeros años de vida de las empresas de nueva creación, con rebajas del 50 por ciento en la tasa de basura o del 15 por ciento en el ICIO durante los tres primeros años, y del cien por ciento en el IAE durante los dos primeros años, por ejemplo.

Finalmente, y en materia de fomento del empleo, figura un "cheque fiscal" de 250 euros multiplicados por el incremento laboral de contratos indefinidos a jornada completa, con efectos en el IAE, la tasa de la basura y el IBI pero hasta un 15 por ciento de la cuota en este último caso.

Mediante medidas como las descritas, el Ayuntamiento hispalense prevé incrementar su recaudación en unos ocho millones de euros, dado que para sus presupuestos de 2016 contempla una caída de seis millones de euros en lo que le corresponde en concepto de Participación en los Impuestos del Estado (PIE).

Consulta aquí más noticias de Sevilla.