Los propietarios de la joyería Presmanes de Santander ya han denunciado ante la Jefatura Superior de Policía de Santander el robo con fuerza que su establecimiento sufrió en la madrugada del lunes, aunque no han adjuntado una relación de los objetos sustraídos.

Según han informado fuentes de la Policía Nacional a Europa Press, el responsable de la joyería acudió ayer martes por la tarde a la sede de la Jefatura para presentar la denuncia formalmente.

Y es que, aunque el robo no había sido todavía denunciado oficialmente, agentes de la Policía Científica están llevando a cabo una investigación desde el mismo día en que se perpetró el robo.

Las mismas fuentes han indicado a esta agencia que, aunque se ha presentado la denuncia por robo, los responsables de la joyería, situada en pleno centro de Santander, aún no han dado "ninguna relación de los objetos" con que se hicieron los ladrones.

De este modo, se entiende que los dueños de la joyería Presmanes aún se encuentran haciendo un inventario para conocer exactamente qué objetos se lograron llevar los ladrones y a cuánto puede ascender su valor económico.

El robo tuvo lugar en la madrugada del pasado lunes y la Policía Nacional fue avisada por un testigo que vio "algo", cuya declaración podría aportar datos a los agentes que investigan el caso.

Además de la declaración de ese testigo, la Policía Científica está analizando los vídeos de las cámaras de seguridad del establecimiento para tratar de recopilar datos sobre las personas que cometieron el robo.

La joyería Presmanes sufrió el robo en la madrugada del lunes y ya por la mañana miembros de la Policía Científica inspeccionaron el local, comprobando que los ladrones sí se habían "llevado cosas".

Quiénes cometiesen este robo en esta emblemática joyería santanderina —ya sufrió un robo con fuerza a través de un butrón en un piso y un atraco a punta de pistola— reventaron la verja que protegía la puerta principal y echaron abajo el cristal de seguridad de ésta.

A través de ese hueco en la puerta, accedieron al interior del local donde, a pesar de que los trabajadores de la joyería retiran cada noche la mayoría de los objetos de valor de los escaparates, consiguieron hacerse con un botín.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.